Que en este 2023 que está llegando, el efecto Scaloneta se multiplique en nuestras vidas

Vivimos hace unos días, sin dudas, una de las mayores alegrías populares de los últimos años. Está claro que este evento no modificó la angustiante situación que vive el país a nivel económico, pero por unos días Argentina estuvo de fiesta.

Mientras baja la espuma, y miramos de reojo como quien no quiere ver, observamos que los problemas siguen estando ahí y hacemos fuerza como para no volver a ese lugar tan conocido por nosotros, y es así que nos vemos unos cuantos videítos más de Messi levantando la copa, nos reímos con los tatuajes mal hechos y hasta nos damos otra vuelta por Bangladesh para sentir ese amor que nos llega desde el otro lado del mundo, recuperando el orgullo de ser argentinos que nos fue robado.

Pero, ahí están… en el fondo, todos sabemos que más temprano que tarde otra vez volveremos a hacer foco en los mismos problemas de siempre.

Además de tamaña alegría, este mundial nos dejó a muchos con un pensamiento de fondo, como esa música que se escucha a lo lejos y que no distinguimos bien pero que es agradable a nuestros oídos y queremos seguir escuchando, una sensación que nos dice ¿no se podrá replicar este éxito en otros ámbitos? ¿No podrá de una buena vez el país salir adelante? ¿Solo será posible en el Fútbol?

Y la verdad es que Argentina tiene muchos otros triunfos y virtudes, no solo en el fútbol y en varios otros deportes, por ejemplo, Argentina cuenta con 11 unicornios, que son las compañías emergentes que logran generar un valor de 1.000 millones de dólares durante su primer año de lanzamiento al mercado. Somos el país de América Latina con más empresas de estas características. Contamos con un alto índice de estudiantes universitarios (de los más alto de la región), en Argentina se lee mucho, hay universidades públicas, gratuitas a donde vienen a estudiar desde otros países por su excelente nivel, tenemos territorio de sobra, excelentes científicos, tenemos distintos climas, turismo emergente, los extranjeros aman viajar a conocer nuestro país, excelente gastronomía, de los mejores chefs, no tenemos conflictos bélicos, no hay desastres naturales,, hay agricultura, ganadería, tambos, producimos Litio. Hay mucho talento en Argentina y muchos recursos. Entonces ¿qué es lo que nos detiene y durante tanto tiempo?

Desde mi punto de vista, no tengo dudas, los políticos. No todos, claro, siempre hay excepciones. Tampoco es la política la culpable, sumamente necesaria en nuestra joven democracia,  me refiero a un porcentaje muy alto de la clase dirigencial de nuestro país, que se aferra a cargos, que atrasa, que repite fórmulas que fracasan una y otra vez, que miente, que no usa el sentido común, que discute según conveniencias y no convicciones, que dice una cosa un día y otra totalmente distinta al siguiente, a quienes no los impulsa la pasión por lo que hacen, a quienes les falta capacidad, y quienes no tiran para el mismo lado ni siquiera dentro de su propio espacio político. Porque dividen, nunca suman. Así lo aprendieron y así lo hacen. Porque sus objetivos personales no son nunca los nuestros. A ellos me refiero.

Si se dan cuenta, ninguna de las cualidades que llevo a la Scaloneta al triunfo están presentes en la mayoría de nuestros dirigentes. Se quedaron atrapados en un mundo antiguo, del cual no pueden salir, y nos arrastran. Para seguir trazando un paralelismo con el fútbol, todavía están discutiendo si Bilardo o si Menotti, cuando el fútbol y el mundo ya cambiaron por completo.

Porque no es Maradona o Messi. Es Maradona y Messi. Porque no es cuestión de engrietar todo, es tiempo de unir virtudes, de sumar habilidades, de tirar para el mismo lado, de desaprender para poder aprender de nuevo. Es hora de ser humildes y de poner en cancha a los mejores, a los que tengan ganas de hacer las cosas bien en pos del bien común y no del personal. Así como la Selección pudo, confío en que el país también pueda. ¿Es difícil? Esta claro que sí, pero es cuestión de que la mayoría soñemos lo mismo, de apostar a gente más liviana de alma, con ideas nuevas y energía positiva como lo hizo Scaloni . Y nosotros, cada uno de nosotros, desde el lugar que ocupemos pongamos nuestro granito de arena. Tiremos todos a la vez, que lo vamos a lograr.

Y si no es para nosotros, que sea para nuestros hijos.

Qué el efecto Scaloneta se multiplique en sus vidas y los llene de alegría en este 2023. Y que sea mucho más contagioso que el Covid. Es el deseo de los que hacemos infoBrandsen para con todos nuestros lectores. Salud!

Ariel Grassi Cúpparo – Administrador InfoBrandsen.

Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Sumate a nuestro canal: Comunidad InfoBrandsen/a>
Envianos un mail a:
info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen


Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí