Ganó todas las batallas que la vida le puso en su camino. Alentó y animó a quien le confesara una angustia o problema. Ahí estaba, siempre dispuesta, a todo.

El 19 de Noviembre de 2017, todo cambió. A partir de ese día todos nos pondríamos a su disposición.

Necesitaba toda la atención, todos los cuidados. Hacía falta mucho más que voluntad de parte nuestra. No alcanzaba solo con querer, con intentar.

Nilda se merecía mucho más que eso.

Hubo que tomar decisiones muy difíciles, hubo que dejar de lado prejuicios, habladurías, desplantes. Al fin y al cabo, todo eso no sumaba nada, no lograba algo positivo para ella. Solo desnudaba egoísmo y falta de sentido común.

Uno en la vida conoce gente, se relaciona socialmente, siembra. Fruto de eso, y en momentos difíciles, aparecen aquellos que se acercan a colaborar, desde el corazón.

Uno de ellos me dice: “anda a verla a Mabel Acosta”.

Fui. Mabel me conocía, la conocía a mamá, a papá, a Alejandro.

No tuve que hacerle ninguna pregunta. Me explicó con lujo de detalles como sería la vida de Nilda en esa morada que ella dirige.

Confiamos. Y el 24 de marzo del 2018 la llevamos a su habitación en calle Larrea.

Creemos que parte de la magia con la que mamá se adaptó, fue la luz que ella aportó cuando llego a ese lugar, y lo más importante, fue la calidad de las personas que allí trabajan:

Patricia Grismada, Claudia Moscoso, Marta Benítez, Roxana Pratto, Andrea López, Norma Mijo, Daiana Rincón, Soledad Donadío, Tamara Abdo Rossi, Karina Donadío, Tamara Merlo. Mabel. Personas que más que hacer su trabajo, dedicaban su tiempo a atenderla con amor.

Es difícil encontrar un lugar en donde las personas que trabajan, lo hagan tan amablemente. Atender a cada abuelo con tanto amor, con tanta dedicación y buena predisposición. Con tanto respeto. Trabajar con personas mayores no debe ser fácil. Pero ellas nunca perdieron el respeto.


Y así fue pasando el tiempo, fueron pasando los días y se notaba en ella la tranquilidad de estar ahí. Se sintió siempre mimada, querida. Repartiendo besos, repartiendo “te quiero”, repartiendo abrazos, así como lo hacía con sus hijos y nietos. Y estamos seguros que así, adoptó a cada una, como parte de su familia. Como sus nuevas nietas.

Cuando íbamos a visitarla, tan contenta nos contaba como la cuidaban!

Y sonreía. Nunca dejó de sonreír.

El jueves 11 de marzo se despidió de cada uno de nosotros. Tomó la decisión de no luchar más. A las cuatro y veinte de la tarde junto con Alejandro, la tomamos de la mano y en su último y profundo suspiro, partió.

Mabel y Equipo:

Gracias por haberla hecho sentir tan cómoda, tan tranquila, tan contenta.

Por haber cuidado su sonrisa. Su esencia. Su ser.

Por haber preservado su dignidad y tratado con tanto respeto.

Gracias por haberle dado un lugar tan cálido, por haberle dado paz.

Gracias por haberle permitido irse, sintiéndose en su hogar.

Sergio Estive


Comunidad InfoBrandsen – Carta de Lectores
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here