Semanario Tribuna 8-05-2021

“No soy el mismo que era cuando empezó la pandemia”; la sentencia, firme, clara y sin dudas pertenece a Fernando Dapino, un de los tantos profesionales de la salud que desde hace más de un año trabaja a destajo, con horarios, rutinas y descansos cambiados, a causa de este Covid19 que tiene a todo el mundo preocupado, angustiado y solo ante un gigante de desconocidas dimensiones.

Fernando Dapino

Fernando es médico clínico, platense, y vive hace casi 30 años en la Ciudad, donde crió sus tres hijos y ha atendido a un sinnúmero de pacientes en su larga trayectoria profesional; “esta enfermedad nos hace pasar por todos los estados de ánimo. Desde la frustración hasta la alegría por sentir que se han hecho bien las cosas cuando un paciente se recupera”, dijo.



Dapino atiende tanto de manera particular como en el Hospital local, y comparando estas dos experiencias, “la hospitalaria es un poco mas frustrante porque ahí están los pacientes más graves; esta es una enfermedad traicionera, porque no son pocas las veces que se dan casos de personas que están saliendo y de repente se les complica el cuadro y hasta llegan a perder la vida”, detalló el profesional, que hasta el momento no ha tenido Covid19.


Las largas jornadas, extenuantes y llenas de presiones de todos los estilos, hacen de este momento de la medicina tal vez el más complejo del que se tenga recuerdo en los últimos años; “de la enfermedad se sabe demasiado y se supo todo muy rápidamente, pero lo que no hay aún son soluciones definitivas y eso es lo que tanto nos hace estar en permanente tensión porque el teléfono suena a cualquiera momento del día y uno no sabe para qué será”, admitió Fernando, quien también reconoció que “uno se lleva a su casa la angustia de los pacientes; de hecho, uno de los fallecidos era paciente mío y teníamos una buen relación con la familia”.

“Acá hemos pasado momentos de mucha angustia cuando tuvimos todas las camas de UTI ocupadas y debimos buscar derivaciones de acuerdo a los distintos sistemas de salud; ahora por suerte las cosas están un poco mejor”, reconoció y destacó el trabajo “encomiable que hacen los enfermeros, porque el sólo hecho de tener que cumplir con todos los protocolos antes de ver a un paciente de por sí supone un desgaste físico y mental muy grandes y es para aplaudirlos”, destacó y reconoció que “ningún médico de mi generación para abajo estaba preparado para semejante panorama”.

CAMBIO DE VIDA

“Me ha cambiado la vida de una manera drástica; no solamente en cuanto a mi vida social sino en cuanto al ejercicio de la medicina. Hace un año que no paramos casi, porque cuando vimos que aflojaba en el verano y aún sabiendo que se venía la segunda ola, ahora estamos sorprendidos por la rapidez y la severidad de los cuadros que se están presentando”, reconoció el profesional, que más de una vez eligió quedarse en su casa y no juntarse a cenar con su grupo de amigos de La Plata cuando el panorama era otro.

No duda Dapino en afirmar que su vida social se retrajo mucho “y veo que me va a costar volver a la vida que tenia antes; no por miedo sino por una cuestión mas personal de que me cueste retomar la vida social que tenía”.


Por suerte, para poder afrontar todo esto, Fernando destaca que “he tenido apoyo incondicional de mi familia, que me cuida mucho; realmente me siento cuidado por mi familia y hasta en eso uno la pasa mal porque sabe que los que te rodean también se pueden enfermar por tu culpa y a veces eso también desgasta”.

La desinformación inicial y el comprensible miedo, hizo que “los primeros tres meses de pandemia estuve viviendo en una habitación solo, pero en un momento dado cuando empezamos a conocer un poco más de la enfermedad y fuimos perdiendo el miedo, empezamos a aflojar un poco y si bien hago todo un protocolo antes de ingresar, hasta ahora vamos bien”, manifestó.

CLASES Y FASE

Se animó, desde su punto de vista médico, a opinar acerca de un tema que ha generado más de una reacción en la sociedad; “creo que en este punto al que hemos llegado, la no presencialidad de las clases era necesaria y estoy totalmente de acuerdo con el cambio de Fase en la que entró Brandsen desde el lunes porque de la forma que sea había que bajar la circulación de personas; hace unas semanas tuvimos dos o tres días angustiantes en el Hospital y hay que evitar que eso vuelva a ocurrir”, sentenció.


“Las epidemias se ven como algo lejano en la facultad pero nunca uno se podía imaginar semejante escenario; ni antes ni al principio de esta pandemia. Nosotros como médicos no descansamos y estamos permanentemente ocupados con el tema”, comentó.
Es este tedio, este cansancio, el que hizo que Fernando, un hombre de una activa vida deportiva, haya tenido que parar con esa rutina durante unos meses; “ahora estoy retomando pero como distractor para tener aunque sea tres horas a la semana durante las cuales pueda pensar en otra cosa”.

Las palabras que más se repitieron en la charla fueron cansancio, angustia y cuidado; esas con las que Fernando transita su vida desde hace más de un año y con las cuales se marchó a seguir atendiendo casos, llamados o consultas.

Fernando Dapino, uno de los tantos profesionales de la salud que sigue en la trinchera.

Semanario Tribuna 8-05-2021


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here