Once años y medio de prisión para un padrastro abusador

1055

Publicó: Semanario Tribuna

Los hechos aberrantes ocurrieron en una vivienda del barrio Las Higueras y entre los 8 y 17 años de la menor

Un vecino de nuestra Ciudad, Héctor Sosa, fue condenado a 11 años y medio tras las rejas por haber abusado de su hijastra durante 9 años, de los 8 hasta los 17. El hecho se denunció en junio de 2016 y el lunes se declaró culpable al padrastro de la joven, hoy de 21 años.

La denuncia la radicó la víctima cuando tenía apenas 17 años, acompañada de su madre, el 23 de junio de 2016 y luego de esperar durante poco más de tres años el juicio en prisión, la Justicia determinó que sobre el sindicado como responsable del abuso pese una condena de 11 años y medio por la carátiula de Abuso Sexual Agravado.

LA CAUSA

TRIBUNA tuvo acceso a la causa, iniciada a mediados de 2016 y que llegó a su fin el lunes 21, cuando el Tribunal Criminal N3 de Sebastián Paolini, dictaminó la culpabilidad de Héctor Sosa y lo condenó a 11 años y medio tras las rejas.

Según dice en las varias fojas que tiene la causa en la que entendió el fiscal Mariano Sibuet, Sosa abusó de la menor “mediante reiterados tocamientos en las partes íntimas y obligándola a darle besos en diferentes partes del cuerpo, acciones que se prolongaron por un período de 5 años. Abusó sexualmente de la nombrada en circunstancias en que quedaba a cargo de su guarda, configurando tales conductas un sometimiento gravemente ultrajante”. Los abusos también fueron con acceso carnal vaginal y anal, durante el período antes mencionado.

Alumna de la Escuela Técnica, fue allí donde comenzaron a notar los primeros indicios de que algo no andaba bien; de hecho, fue la directora del establecimiento “quien refiere haber tomado conocimiento por parte del Gabinete de Orientadores Educaciones del establecimiento que la menor había declarado ser víctima de abuso sexual por parte de su padrastro”; a su vez, se realizó un reconocimiento Médico Legal, el cual fue contundente: “A nivel ginecológico las lesiones descriptas pueden haber sido causadas por la penetración reiterada por vía vaginal de elemento duro y romo (…) de vieja data”.

Quien también prestó testimonio en el caso fue una amiga de la menor, quien dijo “conocer de los hechos denunciados e investigados en virtud de tomar conocimiento de los mismos por el directo testimonio de la víctima, expresando al respecto: ‘Me contó que el padre era violento con ella y que había abusado de ella. En el momento que me lo contó es como que no lo podía creer. Sé que le sucedió de chica. Además me contó que una vez la agredió físicamente. (…) La primera vez que me lo contó estaba muy nerviosa… no la dejaba salir, el padrastro, era muy posesivo con ella”.

QUE DIJO SOSA

“Nunca le prohibí que tuviera novio cuando llegó a su edad. Me presentó un novio en casa. Le dije que lo llevara a casa al chico porque lo quería conocer. Yo le iba preguntando si estaba todo bien. Le preguntaba si le gustaba algún chico y me dijo que no, que estaba bien, que quería dedicarse al estudio, que yo tenía razón, me decía. Yo nunca tuve contacto físico, sexual ni de ningún tipo con mi hija. Es una mentira lo que dice sobre las relaciones sexuales vaginales y anales. Nunca la toqué; sería incapaz de hacer una cosa así, ni con mis hijos ni con ninguna otra mujer”, dijo el ahora condenado a 11 años y medio de prisión en su defensa.

A pregunta de la Fiscalía sobre la relación con su hija, el vecino respondió que era “normal. Yo era estricto con el estudio, le exigía que estudiara. Yo me fijaba mucho y controlaba con quién salía, por cómo está la calle hoy. Hoy ella sale a todos lados”; la hipótesis de Sosa era que, precisamente a raíz de la libertad que la joven ostentaba habría decidido denunciarlo.

LA CARATULA

Por todo lo expuesto, entonces, se resolvió que el hecho es constitutivo del delito de abuso sexual gravementa ultrajante, abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por el encargado de la guarda y en perjuicio de un menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente con el mismo. Por tal caso, si bien este tipo de casos contemplan una pena de hasta 25 años en prisión, desde el Tribuna N°3 se determinó que el sujeto cumpla una pena de 11 años y medio tras la rejas.
“Se hizo justicia”

Al respecto, desde el portal Noticias Brandsen, Roxana Piromalli habló con la víctima, quien destacó la labor de Andrea Desmoures, permanente activista en casos como este y del fiscal ahora trasladado a La Plata, Mariano Sibuet; “les agradezco de corazón, se hizo justicia”, dijo.

La joven destacó que “a partir de los 13 años hubo penetración en los abusos” y que recién “cuando yo tenía 17 años me animé a contarlo a mis amigas y a mi novio. Ellos me ayudaron a hablar en la escuela Técnica donde me ayudaron a hablar con mi mamá para poder radicar la denuncia”.

Ella siente que se hizo justicia y pidió que quien sufra los mismos hechos, se anime a hablar: “Yo hablé en el momento que a mí me pareció correcto, después de 9 años; nunca es tarde para hablar. Una tiene que buscar el momento en el que se siente más cómoda, más protegida”, comentó, aunque dejó un duro mensaje con respecto a lo que se sucede tras la denuncia: “Después de hablar vas a tener a muchos a favor y a muchos en contra. La familia de él -por su abusador- me amenazó de muerte, me quisieron pegar, me veían y me insultaban. La pasé muy mal después de hacer la denuncia, tuve que pasar por mucho, y hasta el día de hoy me siguen agrediendo”.

Y dejó un mensaje que en estos días de marchas y reclamos, resuena en la cabeza de varios; y estuvo dirido al fiscal Mariano Sibuet, con quien tiene un gran agradecimiento por no dejarla sola; “le agradezco de corazón, fue el que más me ayudó”

Publicó: Semanario Tribuna


Comunidad InfoBrandsen
info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here