Ruta 58: harán de cuatro carriles el último tramo angosto que está entre Canning y San Vicente

1506

Firmaron un convenio para terminar un ensanche que lleva años de idas y vueltas. También construirán una bicisenda.

En marzo se licitó y la semana pasada el Municipio de Esteban Echeverría firmó el convenio con el Ministerio de Infraestructura bonaerense para que se reanuden las obras en el tramo faltante de la ruta 58.

Se trata de un total de 10 kilómetros que unen desde el cruce con la Ruta 52 hasta San Vicente y son la continuación de los trabajos hechos antes de la pandemia entre la Rotonda de la Mujer, en el cruce con la calle Lacarra, hasta Dupuy. En el sector ya remodelado, además, están haciendo una bicisenda de dos kilómetros que corre en paralelo a este acceso.

La ruta 58 lleva años de arreglos, que obviamente quedaron parcialmente truncados por la pandemia. La idea es que todo ese acceso tenga dos carriles por mano, una calzada del doble de tamaño y que resulte mucho más segura para los cientos de autos que la transitan a diario.

En abril habían colocado reductores de velocidad para ir preparando el acceso para los futuros trabajos y que los automovilistas comenzaran a circular con más precaución en una zona caracterizada por los accidentes frecuentes

En el tramo que comienza ahora se busca conectar Canning con San Vicente a través de un acceso de doble carril y para ello construirán dos nuevos carriles del lado de Echeverría (la mano opuesta pertenece a Ezeiza). «Una vez que estén listos, se usarán para circular en sentido Canning-Monte Grande y los dos actuales serán de circulación contraria«, detallaron desde la Comuna.

Intransitable. Por tramos, la ruta está muy deteriorada. Por el riesgo de roturas y accidentes, los vecinos dicen que es muy insegura.

Además contarán con una red de iluminación Led, dársenas y paradas de colectivos para organizar el paso del transporte público, cantero de separación entre los carriles nuevos y los «viejos» (que van a ser repavimentados). Al igual que del lado de la obra ya terminada, también se prevé que aquí haya una bicisenda paralela a la arteria.



El aspecto general de la ruta buscan que quede similar al del tramo ya concretado, y así lograr una unidad estética y mayor seguridad al momento de circular. Que sirva, en un futuro, como conexión directa y rápida entre Monte Grande, Ezeiza, Presidente Perón y San Vicente, sumando ahora el tramo faltante desde la entrada del barrio Saint Thomas, hasta la calle El Pampero (en Presidente Perón y San Vicente).

El Municipio de Esteban Echeverría tiene su límite unas cuadras antes, a la altura de Cáceres.

Los trabajos en el tramo anterior se terminaron, pero no pudieron seguir hacia el otro lado de la ruta 52 por la pandemia.

Durante su licitación, informaron que el presupuesto destinado a esta nueva etapa de la obra asciende a $1360 millones.

Como obras complementarias, además de la bicisenda, harán pavimentación de colectoras, colocación de semáforos, obras hidráulicas para prevenir inundaciones, puentes y refugios peatonales y señalización tanto de carteles como en la calzada para reforzar la seguridad vial.

La ruta 58 tiene una larga historia de idas y vueltas con la obra prevista para ponerla a punto. Comenzó, fue interrumpida, estuvo largo tiempo abandonada y más tarde fue retomada, hasta que su primer tramo fue finalmente terminado en 2019. Los arreglos llegaron hasta el cruce con la 52 y entonces ocurrió la pandemia, que puso en pausa casi todas las grandes obras viales del país.

Durante los años previos a las obras y aún hoy en el tramo que falta remodelar, los accidentes son moneda corriente, hasta el punto de que ese acceso era conocido en la zona como «la ruta de la muerte». Hacia San Vicente, todavía se ven los baches, señales borroneadas y otros obstáculos peligrosos como un recordatorio de lo que hasta hace pocos años era toda esa traza.

Respecto a la bicisenda, el proyecto general apunta a que corra en paralelo a toda la traza de la ruta de ambas manos. Esos trabajos avanzan algo más lento, pero apuntan a crear un corredor saludable junto a la carretera, que a la vez sirva como paso seguro para los ciclistas, y que no se mezclen con los autos.

En la zona de Ezeiza ya terminaron la bicisenda, de dos metros de ancho, y ahora comenzó en la mano de Echeverría dentro del tramo de ruta ya terminado, entre la rotonda de las mujeres y el cruce con la 52. Cuando esté lista el resto de la ruta, seguirán haciendo la bicisenda a los lados

Fuente: Clarín.com


Comunidad InfoSanVicente | info@infosanvicente.com.ar
Seguinos en FaceBook: InfoSanVicente
Seguinos en Twitter: @InfoSVicente

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí