Publicado en el Semanario Tribuna 26-09-2020

Con Rauli Taus, que hace unos pocos días recibió el alta tras pelearla contra el Covid19

Los pedidos de oraciones de su familia por las redes sociales se desperdigaron por toda la Ciudad; es que realmente la situación de Rauli Taus era más que complicada. Diabético hace ya varios años, el Covid19 lo atacó de la peor manera y estuvo cerca de no ver más a sus seres queridos.     Por suerte y gracias a la atención de parte del personal del Instituto Médico, Rauli superó esta extenuante batalla y esta semana, el miércoles más precisamente, regresó al calor de su hogar con su mujer, Lorena y sus hijos Diego y Guillermina.   

“La verdad que la pasé muy mal, la sensación de no tener aire es desesperante; tanto que llegué a pedir a los médicos que me dejaran morir porque no podía seguir viviendo en esas condiciones”, comienza contando Rauli, de 51 años; de fondo, su familia le pasaba algo de letra porque el shock, que aún perdura, hacía que algunas cosas las tenga algo difusas.   Hablar del nexo epidemiológico, a esta altura, ya es imposible; el virus está entre nosotros y el menor descuido nos puede hacer portadores de esta enfermedad, tan temida y compleja.

“SI tengo que decirte dónde me contagié o quién me contagió no podría hacerlo. Yo tomaba todas las medidas de higiene y de mi casa iba al trabajo y del trabajo a mi casa; un día me sentí algo mal, mejoré, fui a trabajar y a la noche volví a sentirme mal, entonces decidimos llamar al 144 y me hisoparon”, comentó Rauli, remisero; junto a él, casi al mismo tiempo, se contagió su compañero y amigo Luciano Fabiano, cuyo alta, la semana pasada, también fue motivo de aplausos de parte del personal del IMB.

DIABETES

   Sin dudas que lo que más atentó contra el estado de salud de Rauli fue su condición de diabético; “siempre fui muy descuidado con la enfermedad. Cuando me sentía mal me inyectaba insulina y listo, no me hacía controles y se ve que eso me perjudicó”, afirmó.   

En su caso, “yo nunca perdí el gusto ni el olfato, pero de a poco empecé a sentirme peor y me empezó a faltar el aire porque el virus me atacó los pulmones. Por eso estuve inconsciente una semana con respirador y una vez que me lo sacaron y me desperté la mejoría fue sostenida”, comentó al respecto y dejó un agradecimiento enorme para todo el personal del IMB, “que la verdad que me salvaron al vida”. 

En total fueron 22 días los que estuvo internado Rauli, durante los cuales, además, cursaron la enfermedad todos los integrantes de su familia; su mujer, sus hijos y hasta dos sobrinos; “ellos lo pasaron en casa, ninguno tuvo problemas, pero algunos perdieron el gusto y el olfato. Si bien ya tiene el alta, a mi mujer todavía no le volvieron esos sentidos y nos dijeron los médicos que pueden tardar hasta un mes en reaparecer”, manifestó este reconocido y querido vecino. 

 En total, decíamos, fueron 22 días los que Rauli estuvo bajo el cuidado de los profesionales del IMB, y durante los cuales “perdí cerca de 10 kilos y toda la fuerza en las piernas. Con decirte que no me puedo levantar a caminar por la masa muscular que se me fue de estar tanto tiempo en cama; me canso rapidísimo”, agregó; por esa razón, ayer comenzó la recuperación con un kinesiólogo para que de a poco vuelva poder moverse por sus medios. 

   “Mi médico, el doctor Lara, me dijo que seguramente me queden secuelas de la enfermedad. Lo que sí me dijeron es que tengo que seguir cuidándome igual que antes porque perfectamente puedo volver a contagiarme y ya sé todo lo mal que la pasé”, finalizó Rauli, feliz de volver a su casa; lo mismo que su familia, que tanto lo esperaba.

Publicado en el Semanario Tribuna 26-09-2020


Información compartida a la Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here