Con Pablo Raddavero, voluntario de las vacunas contra el Covid-19 “Espero que esta sea la verdadera cura”

1131

Publicado en Semanario Tribuna 12-09-2020

Así como semanas atrás el vecino Alberto Almandos fuera noticia por ser uno de los voluntarios para la prueba de  una de las vacunas que se están probando contra el Covid-19, en esta ocasión TRIBUNA entrevistó a otro que, además, recibió una especial mención de su grupo de camaradas de guerra.   

Se trata de Pablo Raddavero, ex combatiente de Malvinas y quien desde el 20 de marzo cumple con una estricta cuarentena en su casa de City Bell, donde vive hace unos años: “una noche hablando con un ex combatiente amigo, el Vasco Tellechea, me comenta que él se había anotado para ser voluntario para la vacuna y no dudé ni un segundo en llenar el formulario y anotarme”, comenzó contando Pablo, en la soleada tarde del jueves desde el parque de su casa por videollamada.   

Pablo Raddavero

Apenas 10 días pasaron desde aquella noche “y me llamaron para ver si aceptaba y les confirmé que sí. Hasta ese momento, en casa no había dicho nada y esa noche brindamos porque iba a ser voluntario”, afirmó Pablo, quien se aplicó la vacuna del laboratorio Pfizer. 

 La esposa de Pablo es médica y trabaja en el hospital San Martín y en una clínica en el barrio de Belgrano; “y la verdad que ver cómo se matan trabajando, cómo vuelve todos los días exhausta, la cantidad de compañeros muertos y contagiados que tiene, me pareció importante hacer este pequeño aporte para que llegue la vacuna cuanto antes”, dijo.   

PRIMERA DOSIS

    El turno de Pablo para darse la primera de las dos dosis era el 30 de agosto; “pero 3 días antes me dicen que se había suspendido y que a los del 30 no le iban a aplicar la vacuna; de todas formas, la señora que me atendió en todo momento fue muy amable y por suerte después me avisó que un paciente de los que se tenían que dar la vacuna el sábado 29 era sospechoso y como quedaba el lugar vacante, me llamaron y fui”, describió Pablo. 

  Sólo dos recomendaciones para los voluntarios; por un lado, las mujeres no pueden quedar embarazadas por dos meses ni los hombres producir embarazos. Por el otro, que ante el menor síntoma, los voluntarios acudan a un centro de salud para atenderse instantáneamente.    

Tal como indica el protocolo, la mañana del sábado 29 un Uber lo pasó a buscar por su casa y lo llevó hasta el Hospital Militar en Palermo, “en donde a cada uno nos dieron un kit con termómetro, un dispositivo para que uno vaya informando su estado de salud, y ponen un equipo a disposición por su hubiera alguna consecuencia”, dijo y agregó que, como se sabe, la mitad de las dosis son de la vacuna y la otra mitad, un placebo.   

“Nadie sabe si tenés placebo o vacuna; eso recién te lo dicen el día que esta vacuna o cualquier otra que está en carrera tenga la aprobación; antes se firma un consentimiento que mandan directamente a Estados Unidos”, manifestó Pablo, de 60 años.    

El día de la aplicación “vi gente desde los 20 a más de 70 años. Los turnos reunían a algo de 20 personas y eran en igual cantidad, hombres y mujeres”, describió y además dijo que “siempre estuve muy tranquilo”, como es habitual en él. 

La segunda dosis, que se la aplicarán el próximo jueves 17 en Palermo, es la que puede despertar algunas líneas de fiebre; “pero no me preocupa en lo más mínimo. La verdad que espero que esta sea la verdadera cura para esta enfermedad”, finalizó Pablo, expectante, tranquilo y optimista. 

Publicado en Semanario Tribuna 12-09-2020


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here