El histórico pugilista argentino reveló intimidades de su carrera profesional, y de la cruda preparación para afrontar cada uno de los desafíos propuestos.

Juan Martín “Látigo” Coggi es una leyenda viviente del boxeo argentino, porque entregó cuerpo y alma cada vez que le tocó subir al cuadrilátero, con la única esperanza de dejar su nombre en lo más alto del deporte universal y retener lo que tanto le costó conseguir, además de darle un show memorable a todos esos espectadores.

Para eso, Juan Martín Coggi entrenaba como nadie. Toda esa disciplina, es propia de la enseñanza que le dejó el maestro Santos Zacarías, quien le enseñó los principios con los que llevó adelante su exitosa carrera, esos que le inculca a cada uno de sus pupilos. Pulió su talento, y lo llevó al máximo, para lograr más de lo que soñó.

La cuestión radicaba, también, en lo que Coggi llevaba dentro suyo. Su espíritu indomable y la valentía con la que afrontó cada combate, tanto en la victoria como en la derrota. La actitud no se negociaba, y eso estaba más que claro, porque los ídolos no pueden fallarle a su público si luego quieren mirarlos con orgullo.


Coggi se preparaba con crueldad física y psicológicamente

Previa advertencia, Juan Martín Coggi, contó intimidades de la vida de un boxeador. Opinar es simple, porque lo complejo está en sufrir la preparación y no solamente a nivel físico, sino también desde lo espiritual y lo mental, para llevar adelante una contienda. Querer desarmar a otra persona, sin motivo aparente, es muy desgastante.

“Estaba preparado para morir. Al boxeo no se juega, porque el boxeo no es un juego”, explicó. “El automovilismo tampoco es un juego. Vivíamos muy acelerados. Por ejemplo: Si se me suspendía una pelea, tenía que irme de mi casa. En ese momento, tenía dos caballos. Los ensillaba, y me iba cabalgando hasta Luján. Tenía que irme”.

“Durante tres días y tres noches, estaba fuera de mi hogar de Brandsen, y después volvía. Si no optaba por irme, tenía que matar a alguien. Me decían dos palabras, y ya discutía. El punto es que preparaba un plan durante tres meses para destruir a un tipo, a otra persona. No es fácil entenderlo, pero esto es así”, sentenció Coggi.

Fuente: Izquierdazo


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen


Comentarios Facebook