Los cuatro sindicatos del organismo previsional suman una nueva jornada de protesta contra las 1200 bajas. La situación se replica en la UDAI local.

Los cuatro gremios de la ANSES no están atendiendo este miércoles 27 por convocar a un nuevo paro en todas sus dependencias contra los 1200 despidos y la posibilidad de que recorten aún más contratos en las próximas horas. El martes tampoco hubo atención al público por adherir a la huelga nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) contra el 8% ofrecido como paritaria y la amenaza de un ajuste sobre los contratos transitorios.

En las últimas horas, los gremios de ATE, UPCN, SECASFPI y APOPS resolvieron que extenderán la medida de fuerza en la ANSES tras participar de la convocatoria en ATE. El lunes, la atención al público se había visto afectada a partir de la realización de asambleas de trabajadores y trabajadoras en varias dependencias. Este miércoles se está llevando adelante un paro nacional para denunciar la baja de 1200 contratos y reclamar su reincorporación.

En total, la planta de trabajadores de la ANSES totaliza 13 mil puestos de trabajo. Con la posibilidad que se recorte hasta un 15% del staff -acorde al porcentaje que manejaban los gremios para los organismos descentralizados en la administración pública nacional-, la poda aún podría sumar hasta 600 contratos más. Sin embargo, no hay confirmación alguna por parte de las autoridades ni explicaciones sobre el criterio adoptado.


«Tanto la dependencia de Recursos Humanos como la de relación los gremios se declararon prescindentes lo que refuerza la idea que el listado llegó desde Capital Humano. La poda es paramétrica: se tomó como base un año de ingreso y a partir de ahí dieron de baja contratos transitorios y permanentes, incluso pasando por encima de regulaciones», explicó a El Cronista Luciano Fernández, de ATE ANSES.

«Incluso dieron de baja a personas que ya habían sido cesanteadas por la gestión de Mauricio Macri y reincorporadas en la de Alberto Fernández», añadió el representante gremial a este medio.

La lista de oficinas de ANSES que pueden cerrar por los despidos

En rigor, ninguna de las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires eludieron el despido de trabajadores y trabajadoras de las sedes de ANSES que operan en sus distritos. Tres de ellas concentraron el grueso del recorte: Provincias de Buenos Aires, CABA y Jujuy. En algunos lugares se cerró la única oficina de ANSES operativa lo que, en la práctica, implicaba el escritorio al cual cualquier persona jubilada o con intenciones de hacerlo podía acercarse a tramitar su ingreso o cualquier situación referente al sistema previsional.

Acorde al relevamiento no oficial que circuló entre los trabajadores, el total de las oficinas de ANSES que se ven afectadas por el despido de su personal asciende a unas cincuenta sedes. No obstante, en las últimas horas del martes se sumaron más Unidades de Atención Integral. Los perjudicados, de forma indirecta, serían las y los vecinos de esos lugares que verían afectada la capacidad de atención.

La lista incluyen las oficinas de Virrey del Pino, Catan, Ramos Mejía, Brandsen, Merlo, Boulogne, Malvinas, Williams Morris, Libertad, Mercado Central, Lujan, Campana, Zarate, Derqui, Cuartel V16, Mar del Plata oeste, Verónica, Berisso, La Plata I, Chivilcoy, Lanús, Berazategui, Bernal, Solano, Bosques, Quilmes, Marcos Paz, Wilde, Ezpeleta, Chingolo, Fiorito, Dock sud, Giles, Los Hornos, Areco, Colón, Trujui, Banfield, Burzaco, San Vicente, Ituzaingó, San Justo, Baradero, Tablada, Longchamps, Ciudad Evita, Albertina, Turdera, Azul, Mar del Plata Sur y Mar del Plata Puerto.


En la baja de los 1200 contratos el viernes último, también hubo irregularidades como la cesantía de trabajadores con tutela sindical, protegidos por sus funciones gremiales. En General Rodríguez (Provincia de Buenos Aires), La Rioja y Rosario (Santa Fe), se dieron de baja los contratos de delegados gremiales.

También se desafectaron de la nómina de la ANSES los contratos que se habían dado de alta como parte del cupo travesti trans en la administración pública nacional. Se trata de una ley de 2021, sancionada durante la administración de Alberto Fernández. Como el presunto criterio tuvo que ver con los ingresantes en la gestión previa, según denuncian los gremios, no se consideró que su baja contradice la normativa. Incluso, pone en riesgo la continuidad de la Dirección de Género en el organismo.

Como organismo descentralizado, los trabajadores de la ANSES no gozan de la estabilidad que rige para los contratos permanentes de estatales enrolados en la Ley de Empleo Público. En cambio, se encuadran en la Ley de Contrato de Trabajo y a través de los convenios vigentes en estos sectores.

Fuente: Cronista

Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Sumate a nuestro canal: Comunidad InfoBrandsen/a>
Envianos un mail a:
info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen


Comentarios Facebook