Cuidar el tapabocas y no descuidar el bolsillo

Por ALEJANDRO CASTAÑEDA

   Brandsen sigue siendo una pequeña ciudad. Para muchos, afortunadamente. Es como una aldea que se parece más a un pueblo que a una urbe densa y superpoblada. Tiene un pasado común, algo que muchas regiones del gran Buenos Aires no poseen. No hace falta reiterar cuáles son sus características y sus hábitos. Todos los conocen. No es otro dormidero de la gran capital. Posee vida propia, gente bien afincada y una identidad que se fue haciendo a fuerza de trabajo, vecindades y costumbres.

Aunque se asemeja más a Ranchos que a Guernica, los planificadores lo acabaron hermanando territorial y políticamente al AMBA, ese conglomerado urbano, abigarrado y sinuoso, donde faltan mejoras  y sobran peligros. Formamos parte de un ámbito donde nos sentimos ajenos. Porque el perfil de Brandsen no se ajusta a lo que conocemos como región metropolitana, que en no pocos casos parece ser un suburbio de la gran capital, con rasgos diversos y difusos. Brandsen es otra cosa. Y sería necesario que la mirada oficial así lo considere.

Es injusto que, cuando le conviene, los gobiernos centrales nos califiquen como parte del Conurbano; y que a veces nos excluyan cuando llega la hora de fijar prioridades y repartir inversiones. Somos pueblo, por ejemplo, cuando nos dejan afuera en obras puntuales: el tren eléctrico termina en Alejandro Korn; la doble mano de la 210 y la 215 en Alejandro Korn y en la rotonda con la ruta 6 (aunque ahora llega hasta Los Bosquecitos porque allí vivía la madre de la ex presidenta Fernández). Ahora mismo, el atropellador ministro Berni se va a llevar dos patrulleros para La Matanza porque está convencido de que aquí no hacen falta. Pero también hay que recordar que, por pertenecer al conurbano, logramos que proyectos tan ambiciosos como el SAME y los CAPS pudieran arribar a nuestro medio. 

Como somos ciudad y parte del conurbano, hoy nos ubican como zona controlable y riesgosa, aunque habrá que reconocer que el forastero Montillo nos puso en ese encuadre. Por eso la Provincia rechaza sin explicación el reiterado ruego de un comercio que quiere trabajar y no lo dejan. Los que mandan no valoran que en esa solicitud se juega gran parte de la subsistencia de una actividad mercantil que entró en zona desesperante. Y que esta larga espera está consumiendo sus ahorros y su paciencia. Es cierto que hasta ahora la única vacuna es la cuarentena. Pero también es cierto que frente a una alternativa de fierro -desesperación o miedo- no es posible prolongar un confinamiento que se parece a la agonía y que si continúa de la misma forma va a dejar más marginalidad y más dolor que la pandemia. Como hace más de 21 días que el distrito no registra contagios (los dos de esta semana tienen domicilio en la Cíudad pero no se contagiaron aquí ni están internados en nuestro Medio) ¿no podrán incluirnos dentro de los partidos que pueden entreabrir la puerta de sus negocios?. 

Todos admiten que la cuarentena ha dado resultado. Pero hay decisiones injustas y antojadizas a la hora de definir permisos y prohibiciones. Suena irrazonable que tengan luz verde las casas de loterías, por ejemplo, pese a que por ahí circula mucha gente, pero prohíban que puedan atender las inmobiliarias y los concesionarios, para citar lugares que mueven mucho capital con poco público. En estos días de barbijos y temores, todos piden seguir siendo pueblo, cuanto más chico mejor, porque el virus arraiga con más fuerza en sitios populosos. Suena más prometedor que nunca lograr preservar ese aire de aldea conocida, donde casi todos saben en qué anda cada uno. Pero lamentablemente somos parte del contagioso AMBA.

Un organismo que nos ha traído dolores de cabeza pero también mejoras, aunque es indudable que no tenemos nada que ver con el perfil urbanístico y social de ese vasto territorio. Hoy la prioridad absoluta es poder echarle un salvavidas a una actividad comercial que se está ahogando sin poder pelear. Y no son pocos los que imaginan y desean un mañana fuera de un ámbito, como es el AMBA, que no nos representa ni nos contiene.

Por ALEJANDRO CASTAÑEDA


Información compartida a la Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here