Dio pistas sobre sus preferencias; mantuvo una larga charla con Cacho García   


Cappelletti: “Me gustaría que Alcuaz, Neira y Wallasch me acompañen en la boleta”


   Recién se empieza a mover el aparato electoral de Cambiemos. Por supuesto que gran parte de su calma se explica porque nadie duda, al menos hasta ahora, de que el candidato natural de la coalición será Daniel Cappelletti, que de esta forma se lanza a la carrera por su reelección.

Todo es tan sigiloso en política a la hora de manejar nombres, que cualquier indicio se puede transformar rápidamente en noticias capaces de generar adhesiones y rechazos. Mientras el PJ va deshojando con mucha cautela sus margaritas internas, en Cambiemos se ha simplificado la tarea. La cabeza ya está elegida, aunque resta ahora elaborar la lista de aspirantes a sumarse al Concejo, un hecho no menor, porque hay que tener en cuenta que, más allá del claro predominio que aquí ejerce la UCR, al menos en teoría se deben sumar a las conversaciones las otras fuerzas que anteriores elecciones han tenido sin duda importancia decisiva  si tenemos en cuenta la magra diferencia que Cappelletti le sacó a Arias en el 2015.     

Lo cierto es que recién encendieron los motores en el riñón de los distintos grupos, aunque está claro que a la hora del reparto -un operativo en general trabajoso que suele dejar más de un lastimado- va a ser una inevitable la puja y los tironeos. Todos imaginan que las siete bancas que están en disputa serán distribuidas entre las dos fuerzas dominantes, más allá de que pueda aparecer una tercera oferta que se sume a la discusión. Y todo indica que el reparto será cuatro para un lado y tres por el otro. Por eso en cada partido la pugna interna es muy encarnizada a la hora de ocupar los cuatro primeros lugares de la boleta, dos para los hombres y dos para las mujeres.

CAPPELLETTI RECIBIO A GARCIA


     En la UCR local a esta altura no hay enfrentamientos que pongan en duda la unidad. Y para reafirmar ese horizonte se supo por ejemplo que hace unos días Cappelletti recibió en su despacho a Cacho García, amigos y correligionarios hasta hace poco y adversarios recelosos desde hace menos. Fue una charla larga, con mucho mate y algunos recuerdos. Y  ocuparon un despacho que alguna vez frecuentaron  a diario, aunque esta vez el sillón había cambiado de dueño.

Daniel Cappelletti y Carlos García en el triunfo del actual Intendente en el 2015

Por supuesto, todos saben cuál es la posición de García sobre la coalición que lidera Macri. Pero en ese encuentro se prefirió obviar el difícil panorama nacional  y cambiar ideas y pálpitos sobre lo que viene sucediendo en la escena local, un escenario que García, como ya lo demostró sobradamente, conoce muy bien. Se habló de la gestión, de nombres, de proyecciones, de perspectivas electorales, de campañas. Los detalles de ese intercambio de opiniones por supuesto quedaron entre esas cuatro paredes, pero lo que García le habría garantizado a Cappelletti –según trascendió desde los camarines del gobierno municipal- es que por encima de las profundas diferencias que tienen en el plano de la política nacional, él, antes que nada, sigue siendo un hombre del radicalismo y que en esa inteligencia aquí no hará nada que vaya en contra ni del partido ni de sus candidatos, al contrario.    

Por supuesto que en estos encuentres se habla más de los adversarios que de los propios. Pero en general, por lo que ha manifestado Cappelletti, la charla fue fructífera. Y quizá el calificativo vaya más allá de lo estrictamente político y pueda servir  para recuperar vínculos  que alguna vez parecieron indisolubles pero que la política, que tiene su propia dinámica afectiva, acabó tornándolos tensos y enfrentados.     

Fue una charla distinta, con más futuro que pasado. Cappelletti necesita ahora más que nunca contar con muestras de adhesión, sean de donde sean, aunque en este caso  el  apoyo tenga un valor extra. Y seguramente a García también le habrá resultado útil por haber podido charlar largo rato para poder pasar en limpio cuestiones personales y partidarias  que lo habían ido relegando dentro de su propio partido. 

LOS ELEGIDOS


    Mas allá de esta charla, lo que Cappelletti ha dicho esta semana es un paso claro que deja ver cuáles son sus preferencias a la hora de empezar a barajar candidatos que lo acompañen en la boleta. Su frase fue contundente:”Me gustaría que fueran reelectos Ramiro Alcuaz, Graciela Neira, Adolfo Wallasch y Silvina Salerno”, aunque hizo una salvedad: Salerno ya ha manifestado que no tiene interés en ir por la reelección, lo que significa que al menos por ahora, dentro del ánimo personal de Cappelletti, habría un lugar para otra mujer.

Por supuesto que en esta materia no está dicha la última palabra, pero tampoco se puede ignorar que esta afirmación es más una presión que una simple sugerencia y que a partir de ahora este anhelo va a pesar cuando llegue la hora del cambio de figuritas    

 Para explicar el porqué de sus preferencias, Cappelletti  dijo que la labor de la bancada oficial merece elogios y reconocimiento de su parte. Y que por eso esto va más allá de ser una simple expresión de deseos. Considera que ellos, por supuesto junto al resto de la bancada oficial que continúa con su mandato,  fueron sin duda compañeros valiosos. Y por eso ha expresado  que, en caso de triunfar en los comicios de octubre, le gustaría  poder seguir contando con ellos.

Fuente Semanario Tribuna


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499
info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Calificación: 4.0/5. De 1 voto.
Please wait...

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here