EN “LA CASITA” LA ADVERSIDAD SE SUPERA CON CONCIENCIA SOCIAL

En una época de muchas necesidades y dentro de lo que significa la militancia política, Sofía Penido y Noelia Morales abrieron un merendero en el Barrio Infanta Isabel.

Sofía se define como militante peronista al igual que Noelia y comenta que “decidimos abrir el merendero porque es un barrio de muchas necesidades”. Por su parte Noelia indica que se metió en este emprendimiento porque “tengo ciertos ideales políticos y estoy inserta en una sociedad. En estos momentos es muy importante involucrarse y ser parte de algo que transforme y cambie una realidad concreta que es la del barrio, que tiene muchas necesidades”.

Sofía indica que es militante y afiliada al partido Peronista y no pertenece a ninguna agrupación, “pero sí recibimos el apoyo del Frente Milagro Sala que mediante Provincia nos colabora con mercadería que nunca termina siendo lo suficiente, que a nosotras nos serviría para abarcar por completo las necesidades reales que tiene el barrio. Pero por suerte tenemos la colaboración del Frente Milagro Sala. Recibimos leche que es con lo que emprendemos la merienda, todos los días de lunes a sábado a las 17.30. El resto corre por cuenta de nuestro esfuerzo, de nuestra dedicación y de nuestra conciencia social. Viviendo lo que está viviendo el País, la Provincia y el barrio, está la militancia. Es la que se debería protagonizar en todos los espacios políticos”

El merendero funciona en un predio que contiene una edificación a la que se llamó “La Casita” y Noelia Morales comenta que llegaron ahí y se instalaron debido a las necesidades que tiene el barrio. Agregó “estuvimos buscando, encontramos éste lugar y decidimos ponernos a trabajar conjuntamente con los vecinos, para que ellos puedan colaborar con los distintos emprendimientos. Decidimos alquilar y una vez que encontramos éste lugar empezamos a ponerle mucho esfuerzo, pintar, colocar el cartel y eso nos llevó mucho trabajo”.

Manifestó que a la tarea se fueron sumando los padres y los propios chicos y coincidieron que la copa de leche era muy importante, porque hay familias que tienen cinco y hasta siete hermanitos. Dijo que a medida que se fue trabajando surgió la necesidad de armar talleres de música, de plástica, de arte y el roperito comunitario. También hay clases de taekwondo y todo llevado a cabo con gente que va a colaborar. Quienes ayudan a La Casita saben que a pesar que hay varios talleres gratuitos, muchos chicos no tienen la posibilidad de concurrir por su lejanía y ésta es una manera de acercarse a ellos.

Sofía Penido manifestó que las primeras semanas se hicieron difíciles porque estaban habituando a los chicos que podía concurrir cualquiera. Que las puertas estaban abiertas para todos. En ese momento fueron entre 10 y 15 chicos. Después ellos mismos fueron haciendo correr la voz en el barrio, la escuela o entre los vecinos “y ahora vienen entre 35 y 40 chicos todos los días a tomar la leche. Vienen a las 17.30 para que vengan los chicos que van a la escuela a la tarde, vienen de los dos turnos”

Indicaron que el taller que más concurrido está es el de música porque “los profesores se copan, traen los instrumentos y eso a los chicos les gusta”.

Sofía manifestó que están pensando en agrandar el lugar por la demanda que hay. Y comentó que uno de los días que más chicos concurrieron cuando llegó a su casa en lugar de alegrarse se angustió porque “no es un motivo para alegrarse. Es un síntoma de algo que nos está pasando, de algo que nos está volviendo a pasar y no queríamos llegar a ésto. No voy a buscar responsables en este momento, pero si algún día dejamos de hacer el merendero porque no hace falta, nos vamos a quedar tranquilas de que esto pasó gracias a la conciencia social que estamos generando también por nuestra parte. Son las mamas de los chicos que nos ayudan y como verás ahí está una mamá haciendo la leche. Esto es generar conciencia, que es lo que no hemos tenido en estos pocos años, donde se generó esta problemática”

Noelia dijo que se arrepiente de no tener más tiempo para dedicarse más, “la realidad que nos toca es ésta y me sorprende que cada vez haya más chicos”

Sofía volvió a insistir que ellas son militantes políticas y que todo lo que se hace es política. Son militantes y “consideran que están al lado de Cristina generando conciencia social y haciendo participes a los vecinos”. Agregó que el día que abrieron las puertas, pretendieron que cada vecino tome el lugar como propio.

Sofía terminó diciendo, “estamos viviendo un momento que no queríamos vivir y ojala que podamos volver a épocas donde estábamos infinitamente mejor. Y que algún día logremos cerrar las puertas porque los chicos puedan quedarse a tomar la leche calentitos en sus casas, mientras tanto vamos a seguir generando conciencia social”.

El merendero “La Casita” se encuentra en la calle Yrigoyen entre Infanta Isabel y Garibaldi.

Comunidad InfoBrandsen
info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Calificación: 5.0/5. De 5 votos.
Please wait...

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here