Por Julio Grassi

310

El Intendente de Brandsen Gastón Arias comenzó a poner en juego su sillón municipal en las PASO del domingo. Serán muchas las conclusiones que podrán sacarse teniendo en cuenta la buena elección que hizo Daniel Cappelletti, sumado los que logró Cacho García en la interna del Radicalismo, pero lo cierto es que Arias después de cuatro años mantiene seis mil votos, lo que no es un número despreciable.

Habrá que ver que hacen muchos Peronistas que andan dando vuelta por distintos partidos, porque Arias a cada candidato le sacó mucha ventaja, la diferencia está que mientras en el Radicalismo dicen “a partir de ahora todos juntos a recuperar el municipio”, los Peronistas después de las PASO siguen en su camino sin modificar nada o muchos apostarán a la derrota de Arias. Las cosas son así, porque es una realidad de siempre, mientras los Radicales juegan adentro, los Peronistas se van del partido.

Arias tiene motivos para estar pensando en estrategias tratando de recuperar votos “que están esperando que los vayamos a buscar”, indicó en su mensaje a horas de haber finalizado el escrutinio. Y ésto tiene mucho que ver con sus declaraciones de semanas atrás cuando mencionó “quieren sacarme entre todos; quieren, pero no van a poder”. Sabe que cuanto menos chance tengan quienes desembarcaron después del 2011 en otros partidos, pueden llegar a jugarle en contra.

Pero estas PASO le marcaron claramente que nadie más que él podrá lograr que ésto no suceda. Y lo dejó plasmado, para los que quieran entender, en su discurso del domingo. “Y como dije, nuestro adversario va a ser el Radicalismo. Por lo tanto debemos captar al electorado que eligió otros espacios políticos “apuntó.

Causa Popular debe ser una de las agrupaciones políticas que más ha trabajado en forma permanente. Nunca se detuvo después de una elección, aun habiendo perdido. Puede tener un cuestionamiento tras otro por parte de los restantes movimientos políticos o del periodismo, de cómo es el manejo de los planes del gobierno. Si deben venir o no a través del Municipio o pueden bajar directamente hacia los beneficiarios a través de las dependencias de Desarrollo Humano, sin pasar por la mirada del Intendente de turno. Pero lo que no tiene discusión alguna es que la gente que necesitaba algo, encontraba siempre una respuesta. ¿Alcanza?, parece que no.

Gallardo ha perdido varias elecciones y seguramente deberá analizar los movimientos políticos dados, quizá por ahí encuentre respuestas al porqué del pueblo que la alienta permanentemente, pero no se refleja en votos.

El día que votó en la Escuela 10 se le hizo mención a través del periodismo del movimiento organizado que trabajó en esa jornada y Sandra contestó “es el trabajo militante que hacemos permanentemente y se ve reflejado hoy, esperemos que se note en las urnas”. No se notó. Al contrario estuvo muy lejos de sus cálculos.

“Habrá que hacer algunos replanteos” e indicó que “ahora habrá que descansar un poco y analizar lo que se viene. Vamos a tener que analizar con la cabeza más fría que es lo que pasó. Pero no pongo en duda de ninguna manera el trabajo realizado por nuestros militantes”

Gallardo a pocas horas de haber finalizado los comicios seguía haciendo conjeturas pero con la mente puesta en un análisis más profundo a futuro. “Tenemos que replantear un montón de cosas. Por ejemplo la unidad con Marcelo Giovannone y el apoyo de Camioneros. Y también como trabajamos ante la comunidad” expresó y profundizando más en el acuerdo con Giovannone manifestó “sumar no sumó. Pero tampoco quiero responsabilizarlos a ellos que pueden haber aportado y se fueron para otro lado los nuestros”.

Daniel Cappelletti se convirtió en el ganador de las elecciones del domingo. No porque haya superado en votos a Gastón Arias, sino porque marcó una diferencia muy significativa en la elección de las PASO, que más había en juego, enfrentando en Cambiemos a Carlos García, nada más y nada menos que cuatro veces Intendente y luego Diputado Provincial.

Su diferencia fue del doble con respecto a García y posibilitó que Cambiemos, sumando los votos de los dos candidatos, se coloque a menos de 500 del Intendente. Claro que para mantener chances lo primero que deberán lograr es que los votos del sector perdedor del Radicalismo se vuelquen masivamente a su propuesta. La experiencia indica que será así, pero lo cierto es que en la actualidad las relaciones no son las mejores entre los dos sectores por más que se esfuercen en demostrar lo contrario.

Dependerá de la “muñeca” de quien Cappelletti llamó “mi jefe de campaña” Antonio Marra, para que todo lo que se dijo y pensó antes de las PASO, quede en el recuerdo o encerrado dentro de la casa de la calle Azcuénaga y vayan todos juntos en busca de lo que tuvieron durante 16 años. Esta tarea es solo para mantener el número de los votos que sacó Carlos García y no mover el resultado general de Cambiemos.

Por otro lado en estas horas están realizando reuniones para analizar estrategias en busca de lo que falta. ¿Cuál es el escenario que tiene Cappelletti y Cambiemos para conseguirlo? Sin lugar a dudas entrar en la interna del peronismo.

Los votos radicales es de suponer que ya fueron al Radicalismo. Cappelletti indicó que no dependen de los votos del Peronismo sino que si bien alguno de esos votos pueden mudarse a sus filas, ellos deben ir en busca de los votos independientes que se mostraron proclives, al votar en muy buena proporción a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

¿Qué harán los votantes de Sandra Gallardo al ver que las aspiraciones de la titular de Causa Popular por llegar al sillón del Intendente quedaron muy lejos?.

¿Cuál habrá sido el pensamiento y los pasos a dar en el futuro, al observar que los votos obtenidos (por lo menos en esta oportunidad) le permiten el ingreso de un solo Concejal y que en todo caso no sería del riñón de Causa Popular, sino de otro sector político y como producto de un acuerdo hecho minutos antes del cierre de lista?

¿Qué papel jugará Daniel Caraballo y los integrantes del Frente Renovador al quedar relegados a un lejano cuarto lugar, con fuerza casi nula, imposible de mover cualquier amperímetro para lograr alguna participación legislativa?

En el Peronismo se moverán con amores y odios, como durante muchos años.

Solo ellos sabrán si van para un lado, para el otro o se quedan fieles en el mismo lugar donde jugaron de entrada, en busca de una posibilidad remota, pero posibilidad al fin. En política nunca está dicha la última palabra, podrán pensar y se abrazarán al casi milagroso resultado de Lousteau en la Ciudad de Buenos Aires.

Faltan solo setenta días…o mejor dicho, una eternidad. Y para Brandsen no hay ballotage.

Julio Grassi

Calificá esta Publicación.
Please wait...

Comentarios Facebook