DISTENSIÓN SANITARIA

El presidente habló de Distensión Sanitaria y se produjo la polémica, la oposición dijo que había criticado a los agentes sanitarios y el oficialismo lo negó, diciendo que era una apreciación general. Creo que ambas versiones no son correctas, máxime que con la discusión sobre la presencialidad educativa, se echa luz sobre esto.

Los virus son partículas inanimadas y como tales no se duplican solos, necesitan un humano para contagiar y seguir reproduciéndose en otro humano, chico, maduro o viejo, necesitan tener ese humano cerca y que no esté atento y protegido, es decir necesita un humano distendido. Es por eso que el gobierno impuso el cierre de los colegios, para que los chicos no se contagien y luego contagien a otros, no acercar los chicos con otros chicos y demás personas, como los educadores etc. Esta medida evita la distensión sanitaria, mencionada por el presidente, que no es otra cosa que impedir, que las personas se acerquen, se junten, se aproximen, se amuchen, que es lo que requiere el virus para circular de uno a otro y a otro y a otro y a otro, es decir que se expanda, creando lo que se da en denominar Nueva Ola, que de nueva no tiene nada, porque es la pequeña olita existente cuando irresponsablemente, decidieron algunos, expandir, aumentar, engrandecer, multiplicar la olita existente y lo hicieron produciendo, la distensión sanitaria que posibilitó lo que denominan Nueva Ola, tratando de no reconocer responsabilidades y haciendo creer que a estos virus los creo el Espíritu Santo.

Buscar responsables sería un error mayúsculo, dado que esta distención fue mundial y fue copiada o repetida en todos los continentes. A lo que apunta esta nota es a que lo reconozcamos y no lo repitamos. La lucha entre los intereses económicos y los intereses sanitarios, socavó los cuidados sanitarios y con miles de artilugios avanzó sobre la salud en pos de reinstalar el menguado mercado y así, encabezados por el ministro de Turismo Nacional, que junto a los gobernadores, intendentes, cámaras etc., fueron acorralando a la Salud la que no supo resistirse a esta tragedia anunciada, por los que lo gritábamos, pero éramos solo murmullo.

Así desaparecieron los infectólogos y tomaron el micrófono y la batuta los directores de turismo, los presidentes de las cámaras, desaparecieron los populistas y asomaron los libertarios. Se crearon comités por doquier donde los representantes de la política y los intereses económicos redactaban protocolos laxos .Se flexibilizó todo, permitiendo todo, se cambiaron los protocolos y los que antes salían a buscar el virus en los barrios, ya no lo hacían, y en los centros de salud ya solo se hisopaba al que tuviera síntomas extremos, se instalaron carpas en los lugares turísticos y se hisopaba turistas, para que de ser positivos no saliera en los informes del lugar y reflejara la realidad . Con el cambio de los protocolos, aunque diera positivo no se internaba ,sino tenía varios síntomas para ello relevantes de gravedad, así las camas se vaciaron y los hogares se llenaron de infectados, que a su vez infectaban y así se fue incubando la falsa nueva ola, que estalló sin necesidad de frío y encierro, solo necesito flexibilización sanitaria.


Los intendentes con estos métodos pudieron conservar falsas fases, que ahora pierden o ruegan, que se las saquen, porque el caos sanitario los golpea. Tristes testigos de ésto son provincias turísticas que hoy hierven de infectados, como Buenos Aires,  San Luis, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Mar del Plata, El Bolsón y se destacan los que se cuidaron como Formosa, como si fueran de otro planeta.

He preguntado varias veces a personal sanitario de varios hospitales, para que me dijeran de cuantos hisopados provenían los infectados que publicaban y la respuesta siempre fue la misma, no tiene sentido, lo importante son las camas ocupadas Y ahora que se ocuparon la mayoría de las camas, ya es imposible implementar políticas para impedir que se llenen.

Esa es la principal lección que nos queda, que se puede resumir en ese refrán que repetían nuestras abuelas, ES MEJOR PREVENIR QUE CURAR. Nuestro padre sanitario se murió levantando la vacuna de la PREVENCIÓN y algunos de sus herederos la arriaron suplantándola por la de la RECAUDACIÓN. Lo hecho, hecho está y ahora vemos que se retoma la buena senda, con esto de las clases presenciales, que no nos vuelvan a confundir.


LA SALUD ES LO PRIMERO Y a lo que dijo un querido amigo, LOS MUERTOS NO PUEDEN PAGAR DEUDAS, agreguemos, LA GENTE ES LA PATRIA, NO PERMITAMOS SU SACRIFICIO. Y para que sepan, quien escribe esto y no me confundan con un opositor, les cuento que soy un profesional sanitario jubilado y hoy empresario turístico y estas vacaciones para hacer honor a lo que pienso, NO ABRI, así que mis pérdidas fueron cuantiosas y totales y no deje de pagar servicio e impuesto alguno, ni reclame ningún subsidio, porque la vida es una perinola, que a veces cae del lado que reza, TODOS PONEN. Soy peronista y militante con 62 años de antigüedad y apoyo fervientemente a este gobierno .Pero cuando me recibí, al matricularme, un viejo bien viejo, me juramento y dijo que debía cuidar la salud de mi pueblo y yo me lo creí y lo sigo creyendo.

Antonio Tourville
Farmacéutico
Matricula 10855
DNI 7817849
Domicilio La Argentina


Información compartida a la Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here