Semanario Tribuna 10 de abril 2021

Escruche en pleno centro

Lo que iba a ser un fin de semana largo de descanso y relax, terminó siendo una verdadera pesadilla para Mario Labarere y su hijo, que cuando regresaron de la costa el domingo por la tarde, se encontraron con su casa toda revuelta y el faltante de una importante cantidad de dinero.

Mario vive desde hace muchos años en Azcuénaga entre Mitre y Ferrari y el jueves, junto a su hijo, decidieron irse a desenchufar un poco a la costa para recargar pilas y retomar su actividad con más ganas.

Pero el destino –o lo que sea- le jugó una mala pasada porque al regresar “vi que la puerta de rejas del ingreso estaba abierta y ahí ya sospeché lo peor”, dijo este veterinario de 42 años en diálogo con TRIBUNA, justo cuando salía de su casa el lunes por la tarde.

La casa, si bien no tiene alarma, está ubicada en una zona transitada y relativamente segura; “nunca me había pasado nada acá en todos los años que hace que vivo y la verdad que llegar y ver todo revuelto, da una sensación de impotencia que no se la deseo a nadie”, agregó el vecino.

SIMILITUD

El hecho tiene mucha similitud a los dos que, con diferencia de tres semana, le ocurrieron meses atrás a Antonio Ponzo, a escasas dos cuadras de la casa de Labarere, en Azcuénaga entre San Martín y Pueyrredón; “la casa estaba toda revuelta pero se ve que sólo buscaban dinero porque me desarmaron el calefón, me corrieron todos los muebles, me sacaron la ropa de su lugar, pero no me faltó nada más que el dinero”, acotó Mario, quien prefirió no dar a conocer la cifra del botín.


Los delincuentes –el plural se usa porque la sospecha más fuerte que se tiene es que podrían haber sido dos jóvenes- ingresaron, una vez violentaba la puerta de rejas, previa a la de la casa, por los fondos, “y adentro no se sabe cuánto tiempo estuvieron; lo que sé es que de la gente del barrio nadie escuchó nada, y eso que era un fin de semana sin demasiado movimiento por Semana Santa” , manifestó Labarere, quien hizo la denuncia correspondiente y estuvo hasta el lunes con policía científica en su domicilio para tratar de arrojar algo de luz a este hecho, repetido e indignante.

SOSPECHA

Aquellos hechos cometidos a Ponzo fueron calcados; se fue de su casa y, en horas del mediodía, ingresaron sujetos para sacarle dinero. Y algo se llevaron.

Si bien no está confirmado lo ocurrido con Labarere, “la única sospecha que hay, y es bastante firme, es que el viernes santo, cerca del mediodía, vieron salir de mi casa a dos jóvenes, vestidos con ropa deportiva. Nadie puede asegurar que hayan sido ellos, pero a todos les llamó la atención la situación”, comentó; todos estos datos ya los tienen la policía para iniciar la investigación del caso.

“En la cuadra no creo que haya cámaras de seguridad, pero por lo pronto, lo que estoy haciendo es usar la de la veterinaria –N de la R: ubicada a la vuelta, sobre la misma manzana- para ver si podemos capturar alguna imagen que sirva para la investigación”, finalizó Mario, aturdido por este mal rato que le tocó pasar y con ganas de que su testimonio sirva para que se tomen cartas en el asunto y este tipo de hechos no sigan pasando.

Semanario Tribuna 10 de abril 2021


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here