Vecinos preocupados por la mencionada situación consultaron a profesionales de la construcción, los que elevaron un diagnóstico del estado general.

Fotos: Juan Carlos Riccelli.

Piden recuperar el viejo galpón ferroviario de Altamirano. El proyecto, presentado por el bloque de Juntos, se trató sobre tablas aprobándose por unanimidad. Firman el documento los ediles Marcos Erregue, Adolfo Wallasch, Hugo Carricaburu y Mariángeles Portu.

   El texto surge ante “el preocupante estado que presenta el galpón del ferrocarril de la localidad de Altamirano”; agregando que se encuentra sin mantenimiento y que esto ha comenzado a afectar su estructura, situación que se vio agravada por un incendio parcial y el lógico paso de los años. En tal sentido, vecinos preocupados por la mencionada situación consultaron a profesionales de la construcción, los que elevaron un diagnóstico del estado general -ver recuadro-, “del cual surge que su reparación y puesta a punto es factible”. Por último, el Concejo consigna que están en resguardo del Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado (ONABE), y es por ello que corresponde solicitarle la reparación del edificio. Recordemos que, actualmente, la denominación de esta oficina es Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE)

   Mediante la resolución, el Cuerpo requiere a las autoridades que evalúen la posibilidad de llevar a cabo la reparación y/o remodelación del edificio (galpón) del ferrocarril de Altamirano.

   El concejal Hugo Carricaburu -ex delegado de la localidad- manifestó que “se trata de una inquietud de los vecinos”. Acotó que este lugar fue originariamente el galpón de máquinas del ferrocarril y que “las paredes y parte de las cabreadas son recuperables”, teniendo gran valor histórico y cultural. Y que de reconstruirlo, se terminaría con años de abandono y una postal de desidia y pobreza.    

Visita y evaluación: ¿Cómo encontraron el viejo galpón?

   El 27 de octubre se realizó, en conjunto con profesionales de la zona, una visita al edificio taller de la localidad de Altamirano, propiedad del FF.CC. General Roca, a los efectos de hacer un relevamiento del estado del mismo luego de muchos años de no tener mantenimiento, sumando a esto las consecuencias de un incendio que destruyó por completo la cubierta de chapas, junto con todo el maderamen de sostén. También se vieron afectados los portones originales y la mampostería de ladrillos comunes.

   Acotan que, dicha visita y relevamiento se realizaron para evaluar una posible restauración y puesta en valor del mismo, con lo que esto significaría para una localidad que creció en torno al ferrocarril. Específicamente se detalla:

   “La mampostería de ladrillos comunes, de un espesor considerable, en rasgos generales es lo que menos se vio afectado por lo descripto anteriormente. Se observan dos grandes rajaduras verticales, una sobre la puerta de acceso que da al este y otra en el vértice que da hacia el oeste. Las dos, producto del incendio, más algún asentamiento del suelo por el paso del tiempo sin mantenimiento. Es posible una reparación para que quede con la fachada original”. El piso, que es de lajas de cemento, no requiere intervención estando en buen estado. Y sobre las vías para el ingreso de las formaciones, más las fosas que se usaban para el mantenimiento, todavía están en el interior. En este caso se pueden remover y colocar un piso, o revalorizarlos como elementos de museo.

Otros puntos

   “Todo el maderamen de la cubierta ya no existe, solo quedan las cabreadas originales que son de hierro forjado y están bien ancladas en la mampostería de ladrillos. Se puede colocar el nuevo maderamen con las mismas características que el original, con chapas también nuevas”. Los portones de los accesos se perdieron, observándose la parte de las bisagras que van empotradas en la mampostería. Tantos el herraje como los portones se pueden construir con las mismas características a los originales. Por último, destacan que, “las ventanas también se han visto afectadas por el paso del tiempo e intervenciones mal hechas, sumadas al incendio”. Son metálicas, recuperables en un 50%, no poseen los vidrios y algunas se han rellenado con hormigón a modo de pared. Al igual que los portones se pueden reconstruir con las características originales y/o recuperar alguna de ellas. “Los revoques no se pueden recuperar, fueron muy afectados por el incendio. Se pueden rehacer sin problema o, en su defecto, extraerlos por completo y que quede el ladrillo visto interior. “El exterior, en líneas generales, no presenta vicios importantes”. En este caso la restauración es menor en lo que respecta a albañilería, siendo la misma por completo de pintura.


Por Guillermo E. González
InfoBrandsen | info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram | Seguinos en Facebook | Seguinos en Twitter
Unite a nuestros grupos de WhatsApp | Sumate a nuestro canal de WhatsApp

Comentarios Facebook