“No me quiero casar con barbijo”

925

Para el 27 de febrero de 2021, fecha en la que cumplen 15 años de novios, Georgina Ferri (28) y Juan Andrés Marini (30) estaban organizando una gran fiesta de casamiento en un salón de Brandsen junto a sus familiares y amigos. “La cosa surgió un poco en chiste, jodiendo por los 15 años, y terminamos diciendo ‘bueno, ¡casémonos!’.

“El pasado 27 de febrero, fecha en la que además de ser nuestro aniversario es mi cumpleaños, mi novio me lo propuso formalmente, con anillo y todo”, contó emocionada Georgina, en diálogo con Página/12. La emoción, sin embargo, duró apenas un par de semanas: “Por cómo vimos que está avanzando el coronavirus, decidimos postergar al 27 de febrero de 2022, como para mantener la fecha que para nosotros es muy especial. La verdad es que no me quiero casar con barbijo ni tener que separar las mesas con un policarbonato. Quiero un casamiento normal”, señaló.

Como estaban esperando a casarse para vivir juntos, la cuarentena los obligó a tomar la decisión por videollamada. “Decidimos suspender la fiesta cuando salió el segundo decreto para extender la cuarentena. Alberto no había terminado de hablar y yo ya lo estaba llamando a mi novio. Teníamos que tomar una decisión. No se sabe qué va a pasar con el país, no se sabe si en febrero ya va a estar todo normal o no. Si se van a poder hacer eventos masivos. Tampoco quiero arriesgar a la gente por casarme”, explicó.

“Además, yo por ahí empiezo a planificar una fiesta con cierto presupuesto y después ese monto se me triplica o cuadriplica. Y casarse es todo un gasto. Yo soy farmacéutica y trabajo en un laboratorio, así que tenía el mismo trabajo o incluso más. Pero mi novio tiene un puesto de diarios y los primeros 15 días de cuarentena fueron la muerte”, reflexionó Georgina, sobre la incertidumbre económica que conllevan las medidas de aislamiento, necesarias para frenar el avance de la pandemia.

Por suerte, dijo al hacer un balance, solo habían alcanzado a pagar el salón y parte del catering. “Aún no sabemos si la gente del salón nos aumentará el precio. Es un gran signo de pregunta. Respecto al catering, que lo venía pagando por mes, lo dejé en stand by hasta que tengamos más claro qué va a pasar. Pero quedamos en buenos términos. La cantidad de platos que ya se pagaron se van a respetar y a los otros se les va a actualizar el precio según la inflación”, detalló .

Lo que sí estaba pago en su totalidad, lamentó la joven, es el viaje a Nueva York que realizaría junto a su madre para ir a comprar la tela del vestido de novia. “Iba a ser el último viaje de soltera con mi mamá, pero por el coronavirus la aerolínea nos terminó cancelando el vuelo. Ahora me dicen que si no viajo antes del 30 de noviembre me van a actualizar el precio del pasaje”, protestó. Aunque agradeció: “Por suerte, como yo estaba con ese viaje, no habíamos llegado a pagar las cosas para la luna de miel. Nuestra idea era hacer el Triángulo del Oeste: Las Vegas, San Francisco, Los Ángeles y California”.

“La verdad es que suspender no me hizo muy bien –recordó Georgina–, lloré mucho y estuve unos días muy mal. Todo el mundo me decía que igual me iba a casar. Y mi novio, que me banca en todas, me decía lo mismo. Pero bueno, yo me quería morir. Él tiene otra personalidad, se lo tomó más tranquilo”. El nuevo plan, pese a la imposibilidad de planear en épocas de pandemia, es casarse el 27 de febrero de 2022.

Publicó: Página12


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here