El semanario Tribuna estuvo presente en el acto por los 50 años del CEC 801 y publicó los momentos de los discursos más destacados.

Para el director del CEC “los sueños se fueron haciendo realidad y nos permitieron llegar a este lugar”   

El emotivo acto se desarrolló ayer el desde las 10 en la sede del CEC 801. Contó con la presencia del intendente Daniel Cappelletti; el presidente del HCD, Raúl A. Paz; el presidente del Consejo Escolar, Facundo Simón Fernández; el vicepresidente 1° del Consejo General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Diego Julio Martínez; Santiago Fraga, director provincial de Psicología y Pedagogía Social y varios funcionarios del área; la directora de Educación Artística, Miriam Valenzuela; Insp. Jefe de Educación Pública, María Alejandra Dussín; Juan Carlos Pernigotti, director del CEC 801.  



IMPORTANCIA SOCIAL 

Daniel Cappelletti dijo que el acto fue emotivo por lo que significa la historia del Centro Educativo Complementario 801. Recordó la labor de Juan Carlos “Perchi” Pernigotti y la idea de “ampliar este servicio que cumple una función social de integración, generación de ciudadanía y de valores importantes”.

También se refirió a la forma en la que surgió la idea de la extensión del CEC al barrio Las Mandarinas. “Un logro que se lo debemos atribuir –a Perchi- porque él remó muchísimo para que se firmara ese convenio con el Club Las Mandarinas y poder llevar adelante la extensión a un barrio que sigue creciendo y tenía esta necesidad”. Luego dijo que en este momento, junto a la Provincia, se está trabajando para que el anexo tenga sede propia en un terreno municipal, “y que va a quedar allí en forma definitiva”.

Cappelletti dijo que se encuentran próximos a finalizar, que resta la construcción de la cocina y los baños y que las aulas ya están.  

CAMPEÓN DE LA VIDA

También habló el ex alumno Juan Martín Coggi. El múltiple campeón mundial de box se dirigió a los presentes contando anécdotas de su paso por el Centro Educativo y los comienzos de la institución. “Estoy muy feliz de estar en este lugar”, y recordó que allí corrían, jugaban y hacían alguna diablura. Comenzó en el CEC en 1972, “en la esquina de la comisaría, los salones eran vagones de tranvía”.

Agregó: “era lindo salir corriendo de la Escuela 1 y venir acá”, contó que comían fideos, puchero y que siempre los recibían con alegría; describió cómo era el edificio en ese momento. Jugaban al fútbol en el patio y tiraban la pelota a la Escuela Especial o a la casa de algún vecino. “Este lugar nos educó, nos enseñó a ser gente, nos daban de almorzar y la merienda; las maestras se portaban como nuestras madres”, aseguró Látigo.

Enumeró los viajes que hicieron a Córdoba, Mar del Plata y otros lugares del país; y a sus compañeros y a las familias que integraban esos primeros años el CEC. “Cuando iba el Dr. Vicente Primerano para vacunarnos no quedaba nadie en el patio”, sonrió. Nombró a sus primeras maestras que les enseñaron la responsabilidad de hacer los deberes, “nos tiraban de las orejas, pero gracias por eso, porque nos educaron”. 

PERCHI, UN PILAR 
 
El director del CEC 801 dejó su mensaje. Emocionado y conforme con el logro del acto aniversario, se demostró agradecido con todos los presentes. Valoró a las instituciones intermedias, autoridades, docentes, ex docentes, alumnos y ex alumnos.

“En principio quiero darles la bienvenida y agradecerles la presencia en el Centro Educativo. (…) La idea fue el tema de los atrapa sueños”, dijo. La institución se vio embellecida con los sueños de todos y el paso del tiempo, desde su inicio en 1969 en una ciudad tan chiquita como era entonces. “Nos conocíamos todos”, y contó que en ese momento comenzaba la modalidad de Psicología Comunitaria. Comenzó con la vieja Psicología y Asistencia Social y Escolar. “

Apareció una institución nueva, ubicada donde está la Escuela de Estética, utilizando el edificio para el comedor, donde los chicos almorzaban y también estaban los vagones que se habían instalado con algunos aleritos en el patio. “Esos sueños se fueron haciendo realidad y nos permitieron llegar a este lugar”.

 
En el 2008 nos encontramos con la posibilidad de ir a trabajar a Las Mandarinas y se logró la extensión con el apoyo del Club Las Mandarinas. Reconoció que el Centro entrelaza su labor con las instituciones de Brandsen “que son parte de nosotros”.

Dijo Perchi que ahora tienen por delante otro desafío, que será la nueva sede en Las Mandarinas. Y que se trabajó mucho para lograrlo. Expresó que los centros educativos permiten trabajar en círculos y mirarse de la misma forma: “aprendemos de los chicos mucho más que los chicos de nosotros”. Apeló a seguir profundizando en sus historias, vivencias, pasados y costumbres. “El Centro Educativo es una institución querida, porque es la casa de todos”, enfatizó Pernigotti. Despertó un fuerte y cálido aplauso.


Se entregaron presentes a directivos, docentes, y a la familia López Seco, donante del predio sede. También hubo números artísticos de la Escuela de Estética y se hizo entrega de un kit de robótica. Concluyó la fiesta del Cincuentenario con un video y un refrigerio. 

Publicó Semanario Tribuna


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499
info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here