El Museo Histórico olvidado. Por Brandsen Histórica

425

Publicó: Brandsen histórica

Y si a olvidos nos referimos, entre tantos olvidos deseados o voluntarios de la historia brandsense, nada más injusto que perder el registro de las ideas y las obras de las mujeres y varones que hicieron la patria chica.

En vista de los documentos, textos históricos, circunstancias y personas que rodean el caso que trataremos, me permito pensar que este olvido esta cercano de ser con ánimo de intención. Pero para solución de ello por suerte está el tiempo y la historia, para poner las cosas en su lugar; el redactor es apenas un mensajero del pasado.

Duela o moleste, y emulando una célebre frase, cuando la historia es una fantasía sin base científica y cuando se pretende levantar un tinglado invulnerable y colocar sobre él una consecuencia, se corre el peligro de que un dato cambie y se venga a abajo toda la armazón histórica.

Escasas personas que se convierten en ocasionales fuentes documentales para mis trabajos, que vengo conociendo desde que comencé a investigar la historia de nuestro partido; fueron referenciando sobre la existencia de un museo histórico allá, cerca del 1930 (y ese era colectivamente el dato aportado). Y de esto tratamos, del primer museo histórico de Brandsen.

El perspicaz investigador no debe descartar ningún dato por infundado. Deberá tomarlo, pero no darlo por cierto hasta la aparición de una segunda fuente que confirme la especie. Hoy, el dato oral halló su confirmación documental. Aquello que pareció ocultarse en el tiempo y fue pasado por alto por eruditos, vio la luz y desde esta pequeña crónica hoy emerge a su difusión para aportar más claridad a la verdadera historia local. Esta es la pequeña historia de lo que sabemos del “Museo histórico regional de Brandsen”, el primer museo de nuestro pueblo y partido:

María del Carmen Madeira de Charriaud era una docente brandseña de las pocas que había entonces en el partido. Su carrera profesional se inició en la escuela N°15 en 1935, ocupando el cargo de directora. En 1942 se hace cargo de la escuela N°6, cargo que ocupa hasta 1956. A su vez en 1944 asume la vicedirección de la escuela N°1, y es en ese lugar donde comienza a imaginarse la formación de un museo histórico para el partido.

La idea toma cuerpo con dos hechos fundamentales; el primero, la formación de una comisión organizadora compuesta por la misma María del Carmen Madeira de Charriaud como presidente, Carmen Molla Petrocelli como secretaria y las señoras Marta Jáuregui Lorda y María Luisa Trasierra. El segundo hecho es que la comisión logra el apoyo de la Dirección General de Escuelas, quien no solo abala la iniciativa, sino que permite la instalación del museo en el edificio de la escuela N°1 y además hace propio el proyecto poniéndolo bajo su órbita institucional.

Se inicia la recolección de materiales y documentos de valor para el museo histórico y pronto se alcanza las 120 piezas.

Instalado en un local de la escuela 1 se planifica su inauguración para el día 9 de julio de 1945, a las 10.30 horas. Recordemos que en ese entonces la escuela N°1 se encontraba sobre el Bulevar Mitre, donde hoy funciona el jardín de infantes N°910, al lado de la iglesia. Se envían las invitaciones al acto. Autoridades locales, personal docente, alumnos de la escuela N°1, y se cursa participación a una delegación de alumnos de la escuela N° 10.

Y llego ese día. El 9 de julio de 1945 a las 10.30 horas comienza el acto de fundación oficial e inauguración del “Museo histórico Regional de Brandsen”. La comisión directiva, autoridades locales, personal docente, alumnos de la escuela N°1, una delegación de alumnos de la escuela N° 10, vecinos y público en general se nuclean en el acto. A la presidente de la comisión organizadora le tocó la responsabilidad de abrir el evento. La docente y primera directora del museo que se estaba abriendo, María del Carmen Madeira destacó en su discurso la importancia de obra social que se había hecho, la que mantendría permanentemente la atención de la población hacia los antecesores que con su esfuerzo abnegado crearon esa realidad. Exaltó la figura del fundador de la ciudad Pedro Ferrari, al que denomino como “…el gran realizador con cuya iniciativa y trabajo se formó el núcleo vigoroso que dio nacimiento al actual pueblo de coronel Brandsen…”. Su disertación cerró con una evocación al Todopoderoso para pedir que la obra que se iniciaba se continúe sin tropiezos y que aumente su acervo día a día y termina agradeciendo a todas las personas que colaboraron y facilitaron las tareas de su organización. Este acto quedó plasmado en un acta que tomó la secretaria de la comisión, señora Carmen Molla Petrocelli y fue firmada por los presentes. El suceso culminó a las 11 y 20 de la mañana.

A la derecha Ferrari 312 a 318. En el local central funcionó el Museo Histórico Regional de Brandsen. Al lado el terreno baldío donde debía construirse el edificio para el museo.

Dos años después el museo se había mudado a la calle Ferrari 320. Este sitio es de suponer (ya que no se pudo determinar hasta el momento fehacientemente) es el edificio que corresponde a la numeración 314 y 318 de la calle Ferrari, hoy son dos locales comerciales. La situación del museo era relativamente buena, solo gracias a la comisión que lo administraba, compuesta por María del Carmen M. de Charriaud, Marta Jáuregui Lorda y María Luisa Trasierra. María del Carmen Madeira dejó para nosotros un documento sobre la situación del museo en ese momento: “De lo que llamaré la odisea de nuestro museo. Viendo que era imposible tener en la escuela piezas (total 120) algunas de mucho valor como las que nos fueron confiadas pues la luz las deterioraba y no habiendo sitio alguno donde ubicarlas, alquilamos una salita, en la calle Ferrari número 320, en pesos 16 mensuales. «No disponiendo de medios algunos recurrimos al entonces Comisionado Municipal, don Clemente Jáuregui Lorda quien nos prometió incluir en el Presupuesto una partida de pesos 10 mensuales quedando los pesos 6 restantes en pagarlos los miembros de la Comisión. Pero estos buenos deseos no se vieron cumplidos; salió el señor Jáuregui Lorda de la Municipalidad, no percibimos un solo centavo. Insistimos con el Comisionado siguiente sin obtener hasta la fecha ayuda alguna. En el Presupuesto preparado para este año el doctor Martínez Castro incluía pesos 15 mensuales para el alquiler, pero quedaron derogados esos presupuestos y con ello nuestra situación seguía sin variantes. El pago del alquiler lo hago puntualmente, es necesario tener a buen recaudo lo que tan celosamente nos fuera confiado. Disponemos de dos vitrinas, nos haría falta otra para documentos, que no pueden apreciarse debidamente por estar amontonados por falta de espacio. Esta es, en rápida síntesis, la situación de nuestro Museo…

ACTA DE FUNDACION

«En Coronel Brandsen, a nueve días del mes de julio de 1945, siendo las 10 horas 30 minutos, ante la presencia de las autoridades locales, del personal docente y alumnos de la Escuela número 1, de una delegación de alumnos de la Escuela número 10 y numeroso público, se da comienzo al acto de inauguración del Museo Histórico Regional. Abre el acto la presidenta de la Comisión organizadora, señora María Del Carmen M. de Charriaud haciendo uso de la palabra. Entre otros conceptos puso en evidencia la señora de Charriaud la importancia de esta obra social que mantendrá permanentemente la atención de la población hacia los antecesores que con su esfuerzo abnegado han creado esta realidad. Sobre todo, exaltó la figura de su fundador don Pedro Ferrari, el gran realizador con cuya iniciativa y trabajo se formó el núcleo vigoroso que dio nacimiento al actual pueblo de coronel Brandsen. Sigue la disertación con una evocación al Todopoderoso para pedir que la obra que hoy se inicia se continúe sin tropiezos y que aumente su acervo día a día. Termina agradeciendo a todas las personas que colaboraron y facilitaron las tareas de su organización. Siendo las 11 horas 20 minutos, se da por terminado el acto».

El exintendente, diputado y en ese entonces senador provincial Manuel Alcuaz (otro de los hombres trascendentes olvidados de la comunidad de Brandsen), se pone a disposición del museo y presenta un proyecto de ley tendiente a obtener del Estado provincial la construcción de un edificio adecuado y propio para el museo. El 30 de mayo de 1947 el proyecto es tratado por el pleno del Senado y se lo destina a las comisiones de Obras Públicas y de Presupuesto y Hacienda. Alcuaz sostiene en su proyecto que tendía esta “…a que los habitantes de coronel Brandsen y en especial los niños de las generaciones presentes y venideras, inicien el conocimiento histórico en contacto con el pasado inmediato que los rodea, sabiendo que el pueblo o ciudad donde nacieron es el resultado de algún esfuerzo ignorado que es necesario conocer, y que el nombre que tiene fue determinado por alguna razón histórica o de otro orden y que el comienzo de la vida de ese pueblo data de tal o cual fecha. La razón de la creación de estos museos regionales es pues lógica y de un alto valor educativo incluso una obra de justicia social. El sentimiento nacional nace en la historia familiar que es el eslabón que nos enlaza con la historia del pueblo en que vivimos. En las visitas que realicen los niños al Museo y en la preparación de material para el mismo, no sólo vivirán la historia de su pueblo relacionada con su geografía, su industria, su comercio, sino que, al inspirarse en las virtudes de antepasados ilustres, sabrán valorar su obra y aprenderán a amar la tierra en que nacieron y a colocarla en el sitio de honor que se merece. Queda con esto explicado el valor histórico y educativo de la obra. Con lo anteriormente explicado creo no es necesario abundar en mayores consideraciones para que se justifique la cooperación de la Provincia para que el Museo Histórico de Coronel Brandsen cuente con su edificio propio. Siendo a no dudar ello motivo de estímulo para que esas esforzadas educacionistas que se han tomado la enorme carga de organizar y dirigir tan importante Institución, lo hagan convencidas de que su esforzado sacrificio será motivo de orgullo para el pueblo de coronel Brandsen…”

El proyecto del senador Alcuaz autorizaba al Poder Ejecutivo a invertir hasta la suma de treinta mil pesos moneda nacional en la construcción de un edificio para el Museo Histórico Regional de Coronel Brandsen, que debería ser emplazado en el terreno de propiedad de la Dirección General de Escuelas, Manzana número 3, con frente a la calle Pedro J. Ferrari, vale decir, el terreno baldío que se encuentra al lado y como parte de la escuela de adultos.

El proyecto al fin es aprobado, pero no se incluye en el presupuesto provincial.

Nada mas sabemos de este museo. Hasta aquí llegamos por ahora, esperando que nuevas investigaciones arrojen luz sobre su destino y el de todo el material que formó parte de él, que seguramente habrá sido más que muy importante para quienes queremos saber cómo fue el verdadero pasado de nuestro pueblo y partido. Para eso deben existir la historia y los museos, para que nos recuerde cómo vinimos y por qué. Para empezar desde el principio y construir una nueva vida con lo que aprendimos y trajimos de la anterior.

Justo es que, en consideración para la tarea que llevó a la fundación de este primer museo, algún despierto concejal tome el nombre de quien fuera la organizadora y directora del Museo Histórico Regional de Brandsen y en reconocimiento por su tarea colabore a imponer su nombre al museo municipal o se tenga presente al menos para rendir algún su homenaje. Para esto es mejor utilizar el nombre de María del Carmen Madeira que el de un árbol o de Ignacio Corsini.

Publicó: Brandsen histórica


Información enviada y compartida a la Comunidad InfoBrandsen | info@infobrandsen.com.ar

Calificación: 5.0/5. De 1 voto.
Please wait...

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here