¿Cómo funciona la vacuna contra el COVID-19 que producirá y desarrollará la UNLP?

498

FUENTE: 0221.com.ar

El diseño está basado en el empleo de proteínas virales para inducir la generación de anticuerpos. Un hecho sin precedentes para nuestra Universidad.

Desde que el Gobierno nacional decretó la emergencia sanitaria, la UNLP puso en marcha un plan de acción que incluyó tareas de voluntariado, análisis para diagnosticar COVID-19 y hasta la creación de un test rápido. Por si esto fuera poco, nuestra casa de altos estudios fue un paso más adelante y anunció que sus investigadores están trabajando para diseñar y producir una vacuna contra el coronavirus.


Sin dudas que se trata de un desafío sin precedentes para la Universidad, que busca convertir en una de las primeras instituciones públicas de Argentina en fabricar sus propias dosis para inmunizar a la población. El proyecto se encuentra en etapa la etapa de ensayos preclínicos y está basado en el empleo de proteínas virales para inducir la generación de anticuerpos


Dr. Omar Azzaroni y el Dr. Guillermo Docena

“En este momento estamos probando la vacuna en un modelo animal, más precisamente en ratones, para ver cuál es su respuesta. En general, todas las vacunas tienen una fase preclínica, en un modelo experimental, y después la fases clínicas en individuos. En el último tiempo se habló mucho de fase 1, 2  y 3”, le dijo a 0221.com.ar el doctor Guillermo Docena y director del Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos (IIFP- UNLP- CONICET).


En ese sentido, el especialista explicó cómo está diseñada la vacuna de la UNLP. “Tiene proteínas del virus y un adyuvante, esto está en todas las vacunas y es lo que se usa activar al sistema inmune para que el mismo genere los mecanismos contra el otro componente. En este caso ese componente son proteínas del virus”. Sin embargo, aclaró: “Nuestro desarrollo no es de las vacunas de ARN como la de Pfizer o Moderna ni la de vectores virales como Sputnik V o AstraZeneca. Es una vacuna más bien clásica. En Argentina no estamos en condiciones de hacer este tipo de vacunas modernas, por decirlo de alguna manera”.

En cuanto a la tecnología que implementarán para la producción de este desarrollo, Docena detalló que no cambiarán la estrategia que están utilizando los grandes laboratorios e implementarán el mismo mecanismo: generar anticuerpos que se unen a la proteína S del virus y bloquear la entrada del SARS-CoV-2 a las células blanco del organismo. “Todas hacen lo mismo y se están demostrando, a partir del plan de vacunación, que frena la infección. No queremos cambiar nada porque sabemos que eso funciona”, remarcó en diálogo con este portal.


Otro punto a destacar del proyecto que están llevando adelante los investigadores de la UNLP es que la vacuna consiste en encapsular a las proteínas del virus en nanopartículas. “El desarrollo también es dirigido por el Dr. Omar Azzaroni, del Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA), que tiene experiencia en el desarrollo de nanopartículas. Esto es una partícula tridimensional o redonda, que funciona como una esponja. Ahí adentro es donde se va a incluir o encapsular la proteína. Esa es una forma de una vacuna. Otra forma es por separado, acá das todo junto y esa partícula tiene propiedades adyuvantes”, detalló Docena.

Esta semana, los integrantes del Proyecto PAIS (Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómmica de SARS-Cov-2) detectaron variantes de SARS-CoV-2 de Manaos, Reino Unido y Río de Janeiro fueron detectadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires. Teniendo en cuenta esta situación, resulta importante saber si la vacuna que está desarrollando la UNLP tiene la eficacia necesaria para inmunizar al virus, dado que es posible que aparezcan nuevas mutaciones. “Eso lo vamos a tener que estudiar, a priori no podés no saberlo con ninguna vacuna. Si vamos a tener la capacidad de evaluar los anticuerpos que te genera la vacuna si se unen a estas cepas nuevas. Eso lo vamos a poder evaluar”, manifestó Docena. Y puso como ejemplo lo que está ocurriendo en otras partes del mundo. “Hay que observar lo que pasa con la cepa de Sudáfrica que hay varias vacunas que no son efectivas. Ahí lo que tenés que cambiar es la proteína S, tenés que poner la proteína S que está circulando en el país. Por eso la ventaja de contar con una vacuna en tu país porque vos la podés adaptar a la cepa que está en tu región. Por ejemplo, si estuviera la cepa de Manaos yo creo que Pfizer no se va a poner a producir una vacuna para nosotros ahí no te queda otra que producirla vos”, explicó.


En estos momentos, el proyecto está en la etapa de ensayos preclínicos y varios ratones fueron inoculados con la dosis que diseñó la Universidad. A pesar de la euforia por el anuncio, Docena puso paños fríos y aclaró que “esto lleva tiempo”. “Lo que estamos haciendo ahora es probarlo en ratones. En función de los resultados que tengamos el próximo mes vamos a ver cómo seguimos. Pero este año vamos a trabajar con ratones, no creo que podamos tener todo definido para probar la vacuna en humanos. Tenemos que pensar si son una dosis o dos, los tiempos para aplicar una y otra. Eso hay que probarlo y estudiarlo”, sostuvo.

El pasado 18 de diciembre del 2020, la UNLP anunció la creación de un centro de investigación, desarrollo y producción pública de vacunas. Este espacio, que será único en nuestro país, tendrá un rol fundamental en esta iniciativa y estará ubicado en el ex predio de la Autoridad del Agua (ADA), en la zona del denominado Bosque Este de la ciudad, en diagonal 113 entre 64 y 66, donde ya se construye un polo científico tecnológico universitario. “Esto va a ser fundamental para la vacuna contra el COVID. Es un centro que además va a tener una planta de producción y desarrollo de vacunas, eso en Argentina no hay. Por eso la importante de la UNLP y estos proyectos”, contó el Director del IIFP.

Para tomar dimensión de lo que esto significa, la UNLP estará en condiciones de hacer en un solo lugar lo mismo que está realizando el laboratorio mAbxience para producir y envasar el principio activo que desarrolló AstraZeneca y la Universidad de Oxford. “La vacuna es de AstraZeneca, no la produjo el laboratorio mAbxience. Acá lo que hacen es aumentar la cantidad y después lo envasan en México. La vacuna se va a generar acá y en esta planta se haría lo que hace en Buenos Aires”, enfatizó Docena.

Por último, el Director del IIFP destacó el trabajo que está realizando los centros de investigación de la Facultad de Ciencias Exactas y toda la Universidad en medio de la emergencia sanitaria. “Es bastante reciente, estuvimos trabajando todo el año en otros aspectos de la pandemia pero esto de la vacuna decidimos darlo a conocer este año. Hoy se dio la difusión, está muy bueno que la gente lo sepa y que en pocos años vamos a tener una vacuna en Argentina porque esto va a seguir”, cerró

El desarrollo también incluye las colaboraciones ya establecidas del doctor Sebastián Cavalitto del Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI- UNLP/CONICET), del doctor Javier Santos del Instituto de Químicas y Fisicoquímicas Biológicas (IQUIFIB -UBA/CONICET) y la participación del doctor Alejandro Aiello del Centro de Investigaciones Cardiovasculares (CIC -UNLP/CONICET).

FUENTE: 0221.com.ar


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here