Semanario Tribuna 05-12-2020

El lunes por la noche, frente a la Escuela 10. El ladrón huyo en bici

Delfina jamás se imaginó que la persona que se hacía pasar por un cliente, intentaría robarle. El individuo esperó su momento y cuando no había testigos, ingresó y la amenazó gesticulando que tenía un arma en su poder. Por suerte, la rápida reacción de la joven, que empezó a gritar pidiendo ayuda, amedrentó al ladrón, que escapó en bicicleta sin perpetrar el robo.

“Serían cerca de las 8 y había un cliente comprando y otro que esperaba en la puerta; nada sospechoso en principio. Pero cuando el que estaba comprando se fue, el otro ingresó y en seguida cerró la puerta”, comenzó contando a este Medio la joven de 17 años; a su lado su abuela, Mabel -propietaria del kiosco ubicado en Sáenz Peña entre Segade y Pasaje Sarmiento- escuchaba con atención.

EL ATAQUE

El delincuente, con barbijo y gorro, no tardó en hacer conocer sus intenciones “y permanentemente me hacía gestos como que iba a sacar un arma. Para colmo, yo acá en donde estoy no puedo escaparme a ningún lado si se le ocurría cruzar el mostrador”, declaró la joven, que en ese momento sólo atinó a gritar pidiendo auxilio.

“Yo siempre le digo que si le pasa algo así no atine a hacer nada y le de todo, pero ella reaccionó y por suerte hizo que el ladrón se fuera”, agregó Mabel, quien tiene ese local hace casi 15 años y que sufrió, tiempo atrás, un robo a mano armada.

El local tiene cámara de seguridad; “y yo veía que permanentemente la miraba, pero se ve que no le interesó”, manifestó Delfina, a quien todavía la dura el sabor amargo y el miedo. Las imágenes de la cámara son elocuentes; tanto del intento de robo, como del posterior e infructuoso ataque al ladrón afuera del local.

A LAS PATADAS

Se estima que el hecho duró “no más de un minuto, porque en seguida empecé a gritar y el ladrón se fue. De todas formas para mí fue interminable”, detalló la joven.

Una vez afuera, y por los gritos, el cliente que estaba antes comprando, que había ido a comprar a un local contiguo se encontró con el delincuente que salía del kiosco y, antes de que agarrase su bicicleta; “le llegó a pegar unas patadas, pero finalmente el ladrón logró escaparse”, dijo Delfina, quien espera que estos episodios no vuelvan a sorprenderla.

Semanario Tribuna 05-12-2020


Información compartida a la Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here