Hay personas que con el paso del tiempo se van transformando en la imagen conocida de un lugar, no se los relaciona con otro. Pueden tener muchos o pocos años de trabajo, pero “son de ahí”, de esos lugares que visitamos con frecuencia por distintos motivos.

Pepe ayer, en su último día de trabajo

Uno de esos clásicos ejemplos es José Ángel Olivera, “Pepe” para todos, y el Hospital. Se fue y como no podía ser de otra manera, no como uno más. Su despedida llamó la atención de muchos a los pocos minutos que lo comunicó por su página de Facebook.

Nos comenta, haciendo un poco de memoria, que el 12 de noviembre cumpliría 20 años en el Hospital Francisco Caram.

Pero no fue fácil llegar a ese lugar, en el año 98 ingresó a la Municipalidad realizando trabajos de zanjeo y barriendo calles hasta el año 2000. “Yo le había pedido a Cappelletti, que en esa época era Secretario de Gobierno,  si no podía ir a la farmacia del Hospital porque tenía algo de experiencia por haber trabajado en droguerías y farmacias. Como no había lugar hice esos trabajos por dos años y cuando se produjo una vacante me trasladaron a la farmacia”, nos comenta.

Pepe y la Administradora Fernanda Palavecino

Recuerda que en ese lugar estuvo durante 9 años, hasta que posteriormente pasó a desempeñarse en el lugar que lo tuvo ocupado hasta ayer, la atención del teléfono y muchas veces, la mesa de entrada. Como se ve, en permanente contacto con la gente, con los pacientes.

Al referirse a su alejamiento del lugar de trabajo al que le dedicó muchos años de su vida, nos aclaró “no me voy mal con ningún directivo, ni con ningún compañero, me voy mal por la situación económica. Lo que gano no lo puedo bancar más”

Nos dijo que “hace un año y medio le habían ofrecido un trabajo en una farmacia de Brandsen y no lo acepté porque pensé que todo podía cambiar y la verdad no me quería ir porque el Hospital es mi casa. Así estuvimos hasta hace tres meses que me volvieron a ofrecer el mismo trabajo y me dijeron que lo pensara, que me esperaban hasta fin de año. Lo analicé mucho y me decidí porque dije, es ahora o nunca”.

Pepe y compañeros

El trabajo que va a desarrollar de ahora en más será en campo conocido. Una farmacia de Brandsen es el lugar y solo necesitará unos días para reacomodarse.  

Cuando se refiere al momento actual  explica que “me faltan dos años para jubilarme y lo que me da más bronca es tener que decirle a mi jefe que me voy porque no me alcanza. Es la realidad, no me voy por otro motivo”.


Pepe se va un poco angustiado porque más allá de haber presentado la nota en la que indica que se aleja por “razones personales y económicas “ y haber mantenido una charla con la Administradora del Hospital, “que me atendió muy bien”,  nadie más lo llamó para saber personalmente los motivos o preguntarle si había algún otro problema. Expresó al respecto “no soy el ombligo del Hospital pero me hubiese gustado que de tantos amigos que tengo de muchos años, alguien se hubiese interiorizado un poco más por mi decisión. Fueron 20 años de trabajo. Eso sí me hubiese gustado y es por lo que me voy algo triste, dolorido y angustiado”.

No pudo ser, la inestabilidad económica de hoy en día lo puso entre un ingreso que “no me alcanza para vivir” y una nueva oportunidad que “no me deja opciones. Me hubiese gustado poder jubilarme acá, en este lugar que repito, es mi casa”.

Se fue reconociendo que nunca, en ninguna gestión tuvo problemas o lo han molestado en su trabajo y se fue saludando a todos sus compañeros que lo despidieron con el cariño que se ganan las personas integras.

Para Pepe, empieza una nueva etapa y vuelve el guardapolvo.

Julio Grassi


Comunidad InfoBrandsen
WhatsApp: 2223508499 Unite a nuestro grupo
Envianos un mail a: info@infobrandsen.com.ar
Seguinos en Instagram: InfoBrandsen
Seguinos en FaceBook: InfoBrandsen
Seguinos en Twitter: @InfoBrandsen

Comentarios Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por Favor, deje su comentario!
Please enter your name here